El origen natural del arte de construir: escritos sobre la cabaña primitiva.

FUENTE

José Ortiz y Sanz, Marco Vitruvio Polión: Los Diez libros de arquitectura traducidos del latín y comentados por Don Joseph Ortiz y Sanz, ed. Madrid, AKAL,1992.

Libro II, capítulo I

Del principio de los edificios

TEXTO

Los hombres en los antiguos tiempos nacían en las selvas, grCutas y bosques como fieras, y vivían sustentándose de pastos silvestres. Sucedió en una ocasión encenderse cierto bosque a la continua confricación de sus árboles y densísimas ramas en una tempestad de vientos. Espantados del fuego y su voracidad los que por allí vivían, huyeron al punto, pero mitigado después, se fueron acercando, y advirtiendo ser de una gran comodidad para los cuerpos, añadieron nuevo pábulo al fuego que quedaba, le conservaron, y fueron convocando otras gentes, a quienes por señas iban informando de las utilidades del fuego […] habiendo, pues, por la invención del fuego tenido principio en la Antigüedad los concursos entre los hombres, la vida común y frecuencia de muchos en un sitio: teniendo por naturaleza, a diferencia de los otros animales, el no caminar inclinado a la tierra, sino rectos y elevados para ver la magnificencia del cielo y astros […] empezaron unos a disponer sus cubiertos de ramas: otros a cavar cuevas a la raíz de los montes […] otros, finalmente, que observaban estos abrigos, adelantando un poco más sus invenciones, iban de día en día erigiendo menos mal arregladas chozas: así, que siendo aquellos hombres de imitadora y dócil naturaleza gloriándose cada día de sus invenciones, se enseñaban unos a otros las nuevas formas de las casas que levantaban, y ejercitándose los ingenios en estas emulaciones, las iban de grado en grado mejorando de gusto.

Primeramente plantaron horcones, y tejiendo los vanos con ramas, y cubriéndolas de lodo, formaron sus paredes. Otros cortando tepes, y secándolos, iban alzando paredes, trabadas con algunos maderos, y para precaverse de lluvias y soles, lo techaban de cañas y hoja. […] Que todas estas cosas hayan tenido el origen referido lo podemos colegir de que aún en el día (1) las naciones extranjeras hacen sus habitaciones de dichos materiales, como en Galia, España, Lusitania y Aquitania, donde las cubren con tablitas de roble, o con paja.  […] En Atenas el Areópago cubierto de lodo se conserva todavía para memoria de su antigüedad. Igualmente la choza de Rómulo en el Capitolio sobre la Fortaleza sacra, cubierta de henos, nos puede manifestar el modo de fabricar antiguo. […] Después de esto, acopiando animosamente materiales, y tomando pensamientos más altos, sacados de otras muchas artes, comenzaron a levantar, no ya chozas y cabañas, sino casas con cimientos, con las paredes de ladrillo o piedra, correspondiente maderaje, y su techumbre de tejas […] observando finalmente las abundantes producciones de madera que la tierra daba, y demás materiales para los edificios, las aumentaron con el cultivo, y crecidas, las destinaron al gusto y comodidades de la vida humana, con el auxilio de las artes.

(1) Nota de Ortiz y Sanz al texto vitruviano: Cuando Vitruvio escribía, se usaban sin duda las chozas en todas partes, de la misma suerte que se usan ahora, y se habrían usado desde el principio del mundo hasta entonces: pero este no es argumento concluyente de que por las chozas haya empezado toda arquitectura, como suponen Félibien, Laugier, Frezier, Milizia, Fossati y otros muchos. Podría esto concederse (aunque también es falso) de los órdenes, o del primero de ellos, pero cuando estos tuvieron principio en Grecia, y fueron reducidos a arte, tenía la arquitectura llana y sin columnas muchos siglos de antigüedad. Las noticias históricas sobre el origen de la arquitectura que no se derivan de los libros sacros, convencen poco. Menos convencen los ejemplares de Marsella, Areópago de Atenas, choza de Rómulo sobre la Roca, España, Galia, Lusitancia etc…pues muchos más antiguos fueron los prodigios arquitectónicos de Babilonia, Egipto, Asia etc. de cuya portentosa grandeza no nos dejan dudar las santas escrituras, la historia profana, y aún muchos de los mismos monumentos todavía existentes, luchando con millares de años, rigores del tiempo, y barbarie de injustos posesores. La arquitectura simple sin órdenes de columnas y demás ornatos es tan antigua como el mundo, y la misma antigüedad tienen sin duda las chozas, siendo, como son, hijas de la pobreza. 

José Ortiz y Sanz (dibujo), Planta y alzado de un templo a la toscana, ilustración de Los diez libros de architectura de M. Vitruvio Polion, 1787.

FUENTE

Marc Antoine Laugier, Essai sur l’architecture, París, Chez Duchesne, 1755.

Capítulo primero

Principios generales de la arquitectura

TEXTO

Para la arquitectura, el caso es como para el resto de las artes: sus principios son fundados en la naturaleza simple, y en los procesos de ésta se encuentran claramente marcadas las reglas de la arquitectura.

Consideremos al hombre en su primer origen y sin ningún auxilio; sin otra guía que el instinto natural de sus necesidades. Precisa un lugar de reposo. Al borde de un tranquilo riachuelo ve un prado; su naciente verdor complace a sus ojos, su tierno césped lo invita; acude allí́ y, blandamente tendido sobre esta alfombra esmaltada, no se cuida sino de gozar en paz de los dones de la naturaleza; nada le falta y no desea nada. Pero pronto el ardor del sol, que le quema, le obliga a buscar un refugio. Ve un bosque que le ofrece el frescor de su sombra; corre a ocultarse en su espesura, y helo de nuevo contento. Sin embargo, mil vapores elevados al azar se encuentran y se reúnen, espesas nubes cubren el aire y una lluvia espantosa se precipita como un torrente sobre este bosque delicioso […] Aparece una caverna y se introduce en ella, encontrándose a resguardo. Pero nuevas desazones le disgustan también en este refugio […] el hombre quiere hacerse un alojamiento que le cubra sin sepultarlo. Algunas ramas caídas en el bosque son los materiales proprios a su designio. Escoge cuatro de las más sólidas, y las alza perpendicularmente componiéndolas en un cuadrado. Encima coloca otras cuatro de través y, sobre éstas, coloca otras inclinadas […] esta especie de tejado está cubierto de hojas lo bastante juntas entre si como para que ni el sol ni la lluvia puedan penetrar a través de ellas, y he ahí al hombre ya alojado. Cierto es que el frío y el calor le harán sentir incómodo en esta casa abierta por todos lados, pero será entonces cuando el hombre rellenará el espacio entre los pilares, y se encontrará así mismo protegido.  

[…] La pequeña cabaña rústica que acabo de describir, es el modelo sobre el cual han sido imaginadas todas las magnificencias de la arquitectura, y es aproximándose en la ejecución de la simpleza de este primer modelo, que se evitan los defectos esenciales, y que se consiguen las verdaderas perfecciones. 

FUENTE

Francesco Milizia, Principi di architettura civile, Bassano, Remondini di Venezia, 1785. 

Parte Primera

Capitulo II

Historia de la arquitectura civil

TEXTO

Hasta que los hombres se contentaron con refugiarse dentro de las grutas, o bajo los árboles, no tuvieron necesidad de arquitectura, como ninguna necesidad tuvieron de agricultura, hasta que las bellotas, los frutos salvajes y otros productos naturales que se presentaban ante ellos se convirtieron en alimento. Sin embargo, creciendo el número de hombres, y formadas las primeras pequeñas sociedades, fue cómo surgió la Arquitectura. Pero, ¿qué arquitectura? tugurios y cabañas compuestas de troncos y ramas de árboles fueron las primeras producciones del arte. Hasta el principio de la era vulgar se conservó en Atenas, madre de las ciencias y de las bellas artes, el Areópago con el antiguo techo de paja. Y en el tiempo mismo en la magnífica Roma se admiraba todavía sobre la roca sagrada del Capitolio el palacio real de Rómulo, consistente en una “cabanucha” cubierta de vil ramaje. 

De este gusto son las viviendas de aquellos a quienes tan injustamente llamamos Salvajes a lo largo de más de dos tercios de nuestra tierra. Y en las partes más cultas de Europa, ¿cuál es la arquitectura de las viviendas de los campesinos, tan beneméritos, y tan vilipendiados y despreciados por nosotros? De las cuevas y cavernas, pues, surgió la arquitectura civil, y de las chozas se ha elevado gradualmente, llegando hasta el templo de Diana en Éfeso, y el Vaticano […]

COMENTARIO

El conjunto de fuentes que se proponen, separadas entre si por más de dieciocho siglos, tienen por objeto la misma problemática: la teorización de un supuesto origen natural de la arquitectura a través del ideal de la “cabaña primitiva”. Según esta teoría, el arte de construir surgió de la necesidad primitiva de construir refugios por parte de los hombres en una hipotética noche de los tiempos en la que, faltos de industria y artesanía, solo pudieron encontrar los instrumentos necesarios para esos primeros espacios arquitectónicos en la propia naturaleza. Así, de la sencilla unión de los troncos con el ramaje a partir de la cual surgieron las primeras cabañas, el hombre fue capaz de ir desarrollando espacios cada vez más complejos, desgajando la necesidad del “arte”, hasta la aparición de los imponentes palacios y templos que los arquitectos de la época de Vitruvio construían. El mito de la cabaña primitiva establecía, además, un paradigma teórico de gran importancia y capacidad polémica: puesto que nació directamente de la naturaleza, era solo ésta que la arquitectura debía imitar. Si bien este concepto de primer modelo primigenio de la arquitectura no era exclusivo de Vitruvio, autor que defendió además el valor de lo antropomórfico para la definición de proporciones arquitectónicas, los tratados posteriores hicieron de estas líneas su punto de partida para un debate arduo que encontró en el siglo XVIII un verdadero punto de inflexión. 

Partiendo de una bella parábola sobre el supuesto descubrimiento de los poderes del fuego para unos hombres que, al calor del nuevo elemento, comenzaron a reunirse en comunidades más amplias que pronto tuvieron necesidad de “alojamientos” estables, Vitruvio fundamenta su teoría en la extensión de este tipo de arquitectura “primitiva” por varias provincias del Imperio en el que vivía, algo que autores críticos con este planteamiento, como el religioso Ortiz y Sanz, defensor de un origen bíblico del arte de construir, refutaban. Vitruvio perfiló varios de los conceptos en torno a los cuales giraron los teóricos que reflexionaron sobre esta cuestión, desde el supuesto “modelo” natural de la arquitectura, pasando por el poder de ésta para definir las normas básicas de este arte, estableciendo así las bases de una visión histórica de la evolución de este arte desde sus formas más primitivas hasta sus formas más complejas. Estas ideas fueron objeto de una gran atención en la época de “redescubrimiento” vitruviano durante el Renacimiento, siendo durante la Ilustración el marco de construcción de numerosas teorías historiográficas sobre el origen y la corrupción de la arquitectura desde la Antigüedad, proceso en el cual jugó un rol fundamental un factor ajeno a los elementos esenciales de la naturaleza: el ornamento. Observamos, además, que el tratado de Vitruvio fija algunos de los ejemplos más incontestables de esta teoría en Atenas o en la Roma republicana, modelos que perduran en el tiempo y que los teóricos de la Ilustración defienden o contestan con vehemencia. 

Athanasius Kircher, La Torre de Babel (1679), origen bíblico de la gran arquitectura,.

Durante la Ilustración, Francia e Italia fueron dos polos de teorización y polémica de este mito fundador del arte de construir. Ya desde finales del siglo XVII, François Blondel o Claude Perrault, paladines de la magnificencia arquitectónica del tiempo de Louis XIV, hallándose inmersos en lo que ya era una auténtica “querella” intelectual a propósito de la supremacía de la manera de construir entre los “antiguos” y los “modernos”, se posicionaron a favor y en contra de esta idea de un origen natural de la arquitectura a través de un modelo primitivo paulatinamente perfeccionado. La idea de una evolución lineal desde los primeros troncos a las majestuosas columnas de la gran arquitectura atravesó los debates y escritos del siglo de la razón, llenando párrafos de obras tan importantes como la Enciclopedia, hasta la publicación, en dos ediciones de 1753 y 1755, de una obra fundamental para la teoría arquitectónica occidental: el Essai sur l’architecture de Marc-Antoine Laugier. La imagen de su frontispicio, verdadero manifiesto de intenciones y referencia visual icónica de la historia de esta disciplina, mostraba un mensaje muy claro a ojos del lector. En él, una joven, apoyada sobre fragmentos de un edificio clásico, personifica la arquitectura, y señala con firmeza a un genio alado la cabaña primitiva construida a partir de la simple combinación de ramas formando un tejado a dos aguas sustentado por cuatro columnas que no son sino frondosos árboles aún vivos. Con esta potente imagen, lo que Laugier pretendía transmitir era la idea de una estructura arquitectónica primigenia que ya no era solo un mito fundacional para largos discursos teóricos, sino un modelo alternativo a las ruinas romanas basado en la simplicidad de las formas naturales que había que recuperar, imitar y reinterpretar para obtener una arquitectura moderna más racional.

Marc-Antoine Laugier, Essai sur l’architecture (frontispicio), 1755.

 Durante el siglo XVIII, al representar diversas de las obsesiones que atravesaron las inquietudes de esta época, las cabañas primitivas aparecieron en las teorías artísticas, filosóficas y literarias, implantándose en un sistema académico en el que la pedagogía arquitectónica no dudó en apoderarse de este debate, como hizo con especial empeño John Soane en sus conferencias y clases londinenses. Más allá de Francia, Italia fue el otro gran polo de debate sobre esta problemática. La escuela rigorista italiana, liderada por teóricos como Francesco Algarotti, continuó la apología de una arquitectura racional muy ligada al mito de la cabaña que Laugier retomaba en su célebre tratado, pero que Piranesi rechazaba en textos como su Parere sull’Architettura (1764), donde consideraba este ideal de arquitectura primitiva y natural como propio de bárbaros y pueblos atrasados. 

Estudio de John Soane, Vista de la cabaña primitiva, dibujo usado para la primera conferencia de arquitectura de John Soane en la Royal Academy, principios del siglo XIX.
Thomas Major, Interior del templo de Neptuno en Paestum, en The Ruins of Paestum, otherwise Posidonia, in Magna Graecia, 1768.

Para Francesco Milizia, faro teórico de la generación de arquitectos presentes en Italia en las décadas fundamentales de finales del siglo XVIII, existió una evolución de la arquitectura desde las cabañas a los templos, contrariamente a la idea que Ortiz y Sanz preconizaba en su traducción de Vitruvio, opuesta a un origen único, y sobre todo contraria a considerar una cabaña de madera como ese origen. Sin embargo, el punto álgido representado por los templos de piedra concebidos como herederos de las cabañas de madera, no era, en la mentalidad miliziana, un límite para la evolución de la arquitectura, sino que representaba un eslabón más de una cadena que llegaba hasta su tiempo, y que el arquitecto moderno había de continuar. Milizia hablaba de simplicidad y de razón, huyendo de polémicas excesivamente académicas o anticuarias, reafirmándose así en la idea de una nueva arquitectura basada en el uso y combinación de elementos fundamentales en la que todo tiene una función. 

Esta defensa de la imitación de los elementos fundamentales presentes en la naturaleza, y convertidos en el vocabulario de una arquitectura racional, sencilla, económica, funcional, y por tanto bella, tuvo un impacto claro en el racionalismo arquitectónico contemporáneo, prolongando el eco del mito de la cabaña primitiva hasta tiempos muy recientes. De Vitruvio a Mies, pasando por Lodoli, Milizia, Ortiz y Sanz o Soane, la metáfora del origen arbóreo del arte de construir ha llenado durante siglos las páginas, dibujos, y discursos de teóricos e historiadores preocupados por dos cuestiones fundamentales: donde se originó este arte en torno al cual giran todas las actividades de la sociedad, y cuanto debe a ese origen mítico su evolución y transformaciones en clave moderna.

Jean Prouvé, La maison des jours meilleurs, 1953-1956 (reconstrucción contemporánea)

BIBLIOGRAFÍA

Calatrava Escobar, Juan, “Arquitectura y naturaleza. El mito de la cabaña primitiva en la teoría arquitectónica de la Ilustración”, Gaceta de antropología, nº 8, 1991.

Nolan, Ginger, “Architecture’s Death Drive: The Primitive Hut Against History”, Log, Disorienting Phenomenology, nº 42, 2018.

Rykwert, Joseph, On Adam’s house in paradise: the idea of the primitive hut in architectural history, The MIT press, 1981.

Vidler, Anthony, “La capanna e il corpo. La ‘natura’ dell’architettura da Laugier a Quatremère de Quincy”, Lotus international, nº 33, 1981.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search