La mezquita omeya de Damasco según al-Qazwīnī

FUENTE

Fragmentos de la crónica del cosmógrafo y geógrafo persa Al-Qazwīnī, Aṯār al-bilād wa-aḫbār al-cibād (Vestigios de los países y noticias de los siervos de Allah), h. 1275. Citamos aquí la traducción de María Jesús Rubiera, La arquitectura en la literatura árabe, Madrid (Ediciones Hiperión), 1988, págs. 109-110. La primera edición del texto árabe de Ferdinand Wüstenfeld (1808-1899), Kosmographie de Zakarija Ben Mohammad Ben Mahmud el-Cazwini. II. Die Denkmäler der Länder, Göttingen, 1848, está digitalizada y disponible en libre acceso:

https://archive.org/details/kosmographie02qazw/page/n3/mode/2up

TEXTO

Una de las maravillas de Damasco fue su mezquita aljama. Así la describe un damasceno: es una maravilla, perfecta en su belleza, por lo que se puede llamar la aljama de las maravillas. Su suelo está pavimentado con mármol, con la más bella perfección y orden. Sus piedras están perfectamente ensambladas y su conjunto es armonioso. Son un verdadero goce sus imágenes de animales y de plantas de cuyas ramas la mirada recoge sus frutos; sus árboles no se desnudan y los frutos permanecen a lo largo del tiempo y en toda estación; no les sobreviene la sed por la falta de lluvia, ni se marchitan al cambio de las estaciones.

La construyó al-Walīd b. cAbd al-Malik, que se preocupó mucho en construir edificios y mezquitas; se gastó en su construcción los impuestos de siete años; los cuadernos de gastos hubieron de llevarse sobre dieciocho camellos, pero ni siquiera los miró, sino que dijo: «Lo que he gastado por Alá, no me pertenece».

Alguno ha dicho: una de las maravillas de la mezquita aljama de Damasco es que, si alguien viviese cien años y la mirase todos los días, siempre vería algo extraordinario en su obra y adornos.

Se cuenta que el precio de las legumbres que comían los trabajadores que la construyeron ascendía a sesenta mil dinares. La gente gritaba escandalizada por el gasto, diciendo: «Te has gastado el dinero de los musulmanes en lo que no es necesario», pero el emir dijo: «En el Tesoro hay dinero para dieciocho años, aunque no entrase en él trigo». Y la gente se calló.

La mezquita está construida sobre columnas de mármol, en dos pisos: las de abajo son grandes, las de arriba, pequeñas. Entre ellas hay dibujos de ciudades y árboles en mosaico de oro y colores.

Las columnas más extraordinarias son las de la entrada que son únicas por su largura y anchura. Dicen que son obra del pueblo de cĀd pues en nuestro tiempo no hay piezas así que se pueden transportar ni levantar. En el lado occidental hay dos columnas sobre una fila alta de columnas pequeñas.

En el muro de la qibla hay una piedra redonda que parece una adarga moteada con blanco y rojo. Los francos quisieron comprarla por muchísimo dinero, pero ni les contestaron.

La aljama tiene muchos bienes píos y una oficina de administración que paga sueldos a la gente, entre ellos a artesanos que hacen arcos y flechas para la aljama que guardan para caso de necesidad. Dicen que entran cada día mil doscientos dinares; doscientos se usan para el cuidado de la mezquita y el resto es para el Tesoro.

COMENTARIO

El persa Abū Yaḥyā Zakariyyā’ b. Muḥammad b. Maḥmūd al-Kūfī al-Qazwīnī (1203-1283) es uno de los geógrafos más célebres del mundo islámico. Originario de Qazwīn, en Irán, nació en el seno de una familia de juristas con tendencias místicas. Hacia 1220, en el momento de las primeras incursiones mongolas, emigró hacia el oeste y la nostalgia de su ciudad natal le acompañaría toda su vida. En Mosul estudió filosofía y astronomía y se inició en el pensamiento de Ibn Sīnā. Completó su formación en Damasco, donde conoció al místico Ibn al-cArabī. Ejerció como qāḍī o juez en al-Wāsiṭ y en al-Ḥilla (Iraq) antes de instalarse en Bagdad, en la corte del último califa abasí al-Muctaṣim, hasta 1258, fecha de la toma y saqueo de la ciudad por los mongoles. En sus últimos años se vincularía al historiador persa cAṭā’ Malik cAlā’ al-Dīn Ğuwaynī, gobernador ilkaní de Bagdad. Dedicaría a su mecenas su obra más conocida, una cosmografía titulada cAǧā’ib al-maḫlūqāt wa-ḡarā’ib al-mawǧūdāt (Maravillas de la creación y peculiaridades de los seres existentes). En sus últimos años obtuvo un puesto de maestro en una madrasa de Wāsit, ciudad en la que termina sus obras de geografía y ciencias naturales, y donde fallece en 1283. Sus restos serían llevados por el Tigris hasta Bagdad para darles sepultura.

Fig. 1 – Azulejo esmaltado con decoración en relieve, 27 x 27 cm, Irán, siglo XIX. Motivo inspirado en la cosmografía cAǧā’ib al-maḫlūqāt de al- Qazwīnī. Musée du Louvre, inv. MAO 1194.

Al-Qazwīnī sería también autor de una geografía, su Aṯār al-bilād wa-aḫbār al-cibād (Monumentos de las tierras y tradiciones históricas sobre sus pueblos), un extenso diccionario de topónimos con seiscientas entradas del que conservamos dos versiones: una primera, fechada en 1262, se titula cAğā’ib al-buldān o Maravillas de las tierras, y se conservan manuscritos en Berlín, Leipzig y París; y en 1275 el autor concluye una segunda versión, muy ampliada, conocida como Āṯār al-bilād y de la que se conservan cuatro manuscritos en Estambul, San Petersburgo, Gotha y Oxford. Todos ellos contienen tablas y están ricamente ilustrados.

Los cuatro manuscritos conservados de la segunda versión del Aṯār sirvieron al orientalista Ferdinand Wüstenfeld (1808-1899) como base para la edición conjunta de las obras de al-Qazwīnī: Kosmographie de Zakarija Ben Mohammad Ben Mahmud el-Cazwini. Zweiter Teil. Die Denkmäler der Länder, Göttingen, 1848. Una edición más reciente fue publicada en Beirut, por la editorial Dār al-Ṣādir, en 1960.

Fig. 2 – Los siete planetas, miniatura de la cosmografía cAǧā’ib al-maḫlūqāt de al-Qazwīnī. Manuscrito otomano de 1565, encargo del emir y gobernador de Egipto Muḥammad b. Dawūd. Biblioteca Mériadeck de Burdeos, ms. 1130, fol. 16.

Al- Qazwīnī hace uso de muchas fuentes, como el diccionario geográfico de Yāqūt b. cAbd Allāh al-Ḥamawī, pero también el relato de viaje del geógrafo Ibrāhīm b. Yacqūb, judío de Tortosa, de mediados del siglo X, o las obras del andalusí Abū Ḥāmid al-Garnāṭī (1080-1170). Al-Qazwīnī fue pues un compilador y se inscribe así en la tradición erudita islámica. Su obra ordena hechos ya conocidos de forma sistemática y clara, en un estilo simple y sin adornos en un momento en que gran parte de los eruditos empleaba un estilo complejo y alambicado. Incluye relatos fantásticos sobre maravillas naturales, criaturas extrañas o minerales con propiedades extraordinarias. Su obra tendrá un gran reconocimiento e influencia en autores posteriores. Por ello, el orientalista Maximilian Streck (1873-1945) afirmaba que, de todos los geógrafos árabes, al-Qazwīnī merece el nombre del Heródoto medieval o del Plinio árabe.

Al-Qazwīnī dedica varias páginas a Damasco, ciudad en la que reside un tiempo, y se detiene en la descripción de la aljama, construida entre 706 y 715 por el sexto califa Al-Walīd I. Símbolo del poder omeya, la mezquita fue alabada y descrita por viajeros orientales y occidentales a lo largo de los siglos. Considerada una de las maravillas del mundo, es una de las ilustraciones más habituales de la cosmografía de al-Qazwīnī. Aunque el fragmento aquí evocado es breve, nos permite evocar la construcción de la mezquita y sus formas.

Insiste al-Qazwīnī en el coste desorbitado de las obras y en las quejas de los damascenos. Debemos tener en cuenta que, cuando el califa al-Walīd I accede al poder en 705, no existía ningún monumento prestigioso que simbolizara el poder del islam en la capital omeya. De hecho, el islam era aún minoritario en la ciudad pues se respetaba la diversidad religiosa de los territorios omeyas y el estatuto jurídico de ḏimmī (atribuido a los no musulmanes) aseguraba su seguridad y autonomía. Por ello, se impone la necesidad de afirmar el prestigio de la dinastía omeya y el triunfo del islam en Damasco. Los medios colosales dedicados a la construcción de la aljama dan testimonio de la importancia simbólica de esta construcción. La mezquita aljama de Damasco, con su alta cúpula y sus alminares, proclama la nueva fe que domina y gobierna la región.

Fig. 3 – Vista de la gran mezquita aljama erigida en el corazón de la medina de Damasco, en el cruce de los antiguos cardo y decumano.
Fig. 4 – Ṣaḥn o patio de la gran mezquita aljama de Damasco.

Al-Qazwīnī dedica varias líneas a la descripción de los mosaicos que decoraban los muros de la mezquita: nos habla de un jardín permanente que no se marchita con el tiempo y cuyos frutos recoge nuestra mirada. En efecto, la decoración de la aljama omeya sigue el modelo utilizado en la Qubbat al-Ṣaḫra o Cúpula de la Roca de Jerusalén construida apenas unos años antes, en 691-692, bajo el mandato del noveno califa cAbd al-Malik: la parte inferior de los muros está revestida de mármoles sobre los cuales se despliegan mosaicos de teselas vítreas con fondo de oro y plata. En Damasco, los mosaicos recubrían en origen la parte superior de los muros, tanto en el interior del ḥaram o sala de oración como en el ṣaḥn o patio. Fueron realizados por artesanos locales conocedores de la técnica bizantina.

Se trata de motivos más realistas que los conservados en Jerusalén: árboles de largas ramas con frutos balanceados por el viento y pequeñas arquitecturas. Así, en el pórtico oriental, donde se conserva un importante fragmento de los mosaicos originales, el curso de un río está puntuado por árboles, suntuosas construcciones, pequeñas aldeas y edificios circulares sostenidos por columnas con cubierta puntiaguda formada por hojas. Todo recuerda los mosaicos bizantinos y la pintura mural antigua. Se ha interpretado como una evocación de la propia ciudad de Damasco a orillas del río Barada. Aunque estudios recientes suponen que se trata del símbolo de las ciudades conquistadas por el islam. O pudiera tratarse sencillamente de una evocación del paraíso. Hay que recordar que una decoración similar se empleó también en las grandes mezquitas omeyas de Alepo, Al-Aqsa de Jerusalén o Medina que, según los textos, estaban adornadas con árboles frutales y castillos del paraíso.

Fig. 5 – Mosaicos de la aljama omeya de Damasco.
Fig. 6 – Mosaicos de la aljama omeya de Damasco.

Al-Qazwīnī describe también la altura de la sala de oración y dice que la mezquita está construida «sobre columnas de mármol, en dos pisos: las de abajo son grandes, las de arriba, pequeñas». Como también ocurre en la Qubbat al-Ṣaḫra, se superponen dos órdenes de columnas con capiteles corintios, todas ellas material de reempleo, con el fin de dotar de mayor altura las tres naves que corren paralelas al muro de la qibla. En los pórticos que rodean el ṣaḥn o patio se observa la alternancia de un pilar de sección cuadrada y dos columnas, en los que reposa una arquería de medio punto de menor tamaño, sostenida igualmente por pilares y columnas en alternancia.

Es interesante la mención de las dos columnas de la entrada, «únicas por su largura y anchura» y que al-Qazwīnī supone «obra del pueblo de cĀd» por su aspecto formidable. Hace el autor referencia al pueblo de Ad, una tribu de la península arábiga que ocupaba el terreno que se extiende hoy entre Yemen y Orán. Fue un reino próspero cuya capital era conocida con el nombre de Ubar o, según el texto coránico, «cImrām la de las columnas» (Corán, 89, 6-13) por sus altas torres y construcciones. Ciudad maldita, habría sido castigada por Allāh por su idolatría y son varias las azoras coránicas que mencionan su destrucción (Corán, 54, 18-20 y 69, 6-7 entre otras). Se refiere al-Qazwīnī a la entrada monumental que se abre frente al mihrab. Este cuerpo central está flanqueado por dos contrafuertes que sostienen un gran arco ciego ligeramente apuntado que aloja dos órdenes de columnas que sostienen arquerías de medio punto. El conjunto está coronado por un frontón y toda la superficie está cubierta por mosaicos de fondo dorado. Las dos columnas inferiores, de enormes proporciones, fuste liso y capital corintio, llevan al autor a evocar la ciudad mítica de cImrām lo que, a sus ojos, dotaría de mayor importancia a la mezquita.

Fig. 7 – Adrien et  Félix Bonfils, Damas – Colonnade dans l’intérieur de la grande mosquée, 1867-1870. El taller fotográfico Maison Bonfils está activo en Beirut entre 1867 y 1905. El cliché 422bis de su catálogo muestra el interior del ḥaram o sala de oración de la mezquita omeya de Damasco.
Fig. 8 – Interior del ḥaram o sala de oración, mezquita omeya de Damasco.

Por último, al-Qazwīnī alude a los «muchos bienes píos» de la aljama. La mezquita omeya estaba dotada de awqāf o legados píos consistentes en propiedades rurales y urbanas que aseguraban su mantenimiento, así como el de sus administradores. La mezquita se convierte muy pronto en el motor principal de la vida económica de la ciudad gracias a la densa red de sus vínculos con la ciudad y las tierras agrícolas circundantes.

BIBLIOGRAFÍA

Akili, Talal, The Great Mosque of Damascus. From Roman Temple to Monument of Islam, Damascus (Municipal Administration Modernisation Program), 2009.

Degeorge, Gérard, La grande mosquée des omeyyades à Damas, Paris (Actes Sud), 2010.

Flood, Finbarr, The Great Mosque of Damascus: Studies on the Makings of an Umayyad Visual Culture, Leiden: Brill, 2001

George, Alain Fouad, The Umayyad Mosque of Damascus. Art, Faith and Empire in Early Islam, London (Gingko Library), 2021.

Simonis, Loreline, Les relevés des mosaïques de la grande mosquée de Damas, Paris (Somogy Éditions d’Art), 2012.

ELEMENTOS COMPLEMENTARIOS

.

Les évolutions de la mosquée de Damas, Qantara, Institut du Monde Arabe, París.

https://archeologie.culture.gouv.fr/mosquee-omeyyades/fr
La mosquée des Omeyyades, digitalización en 3D realizada por Iconem y la Dirección General de Antigüedades y de Museos de Siria.

Les Trésorts de la Bibliothèque – Traité de cosmographie et d’histoire naturelle de Qazwini.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search