Noticia de la construcción del alminar de la aljama de Sevilla

FUENTE

Fragmento de la crónica del andalusí Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt al-Bāǧī, Al-Mann bi al-imāma calà l-mustaḍcafīn bi-an ǧacalahum Allāh al-a’imma wa-ǧacalahum al-wāriṯīn wa-ẓuhūr al-imām Mahdī al-muwaḥḥidīn (Don del imamato concedido a los que habían sido humillados, pues Dios les ha hecho imames y ha hecho de ellos los herederos de sus opresores). Citamos aquí la traducción del arabista Ambrosio Huici Miranda, Al-Mann bi-l-imāma, Valencia, 1969, págs. 200-202. Había ofrecido una primera traducción de estos fragmentos el agustino Melchor Martínez Antuña en su Sevilla y sus monumentos árabes, El Escorial (Imprenta del Real Monasterio), 1930, págs. 114-121. Puede encontrarse igualmente un fragmento de este texto en María Jesús Rubiera, La arquitectura en la literatura árabe, Madrid (Ediciones Hiperión), 1988, págs. 118-120. La traducción de Ambrosio Huici Miranda está digitalizada y disponible en libre acceso:

http://www.anubar.com/coltm/pdf/TM%2024%20Al-Mann%20bil%20Imama.pdf

TEXTO

Este alminar, que sobrepasa a los expositores y cuya novedad deja atrás a los historiadores de los alminares de todas las mezquitas de al-Ándalus, por la altura de su mole, el cimiento de su base, la solidez de su obra de ladrillo, lo extraordinario de su arte y lo admirable de su vista, que se eleva en el aire y se alza en el cielo, pareciendo al que lo mira a [varias] jornadas de Sevilla, que está entre las estrellas del Zodiaco. Mandó construirlo el Amīr al-Mu’minīn Abū Yacqūb, hijo del Amīr al-Mu’minīn [cAbd al-Mu’min], cuando llegó a Sevilla, para su campaña contra Santarém, el 13 de ṣafar del año 580 [26 de mayo de 1184].

(…)

El alarife Aḥmad b. Bāṣo abrió sus cimientos, junto a la aljama, y encontró en ellos un pozo manantial y lo cegó con piedras y cal, explanó sobre el agua hasta que aseguró las bases de los cimientos. Se encargó del registro de los gastos de la obra el almojarife, Muḥammad b. Sacīd ya citado. Empezó el trabajo y lo construyó el alarife con la piedra llamada tayūn al-cādī, llevada del muro del palacio de Ibn cAbbād, y lo hizo sin escaleras, pues solo se sube a él por un camino ancho para las cabalgaduras, las personas y los guardianes. Luego fue destituido Ibn Sacīd del gobierno de Sevilla, después de algunos meses; y se paralizaron las obras hasta que llegó Abū Bakr b. Zuhr de la corte del Amīr al-Mu’minīn el año 584 [2 de marzo de 1188 a 18 de febrero de 1189] y le mandó reanudar la construcción del alminar citado y reedificar lo que se había arruinado en la mezquita.

(…)

Cuando llegó el Amīr al-Mu’minīn y le concedió Dios la derrota del tirano Alfonso, según lo referiré, mandó, durante su estancia en Sevilla, hacer las manzanas de admirable obra, mucha elaboración, gran tamaño y dorado dibujo, de elevado renombre y tamaño. Se levantaron hasta su alminar en su presencia. Por su indicación, y para conseguir su deseo, prepararon los arquitectos en lo alto de la torre un sostén, con una columna grande de hierro, cuya base se cimentaba en lo más alto de la obra del alminar. Pesaba la columna de hierro 120 arrobas, asegurada allí en el cuerpo del edificio en medio de su cúspide, sosteniendo estas figuras, llamadas manzanas, en el aire, y resistiendo el embate de los vientos y el golpe de las lluvias, lo que acrecienta la admiración por su resistencia y solidez. La cantidad de oro con que se decoraron estas tres manzanas grandes y la cuarta pequeña fue de siete mil mizcales grandes yacqūbíes.

Lo hicieron los orfebres entre las manos del tesorero del Amīr al-Mu’minīn y en su presencia. Cuando se terminó, se cubrieron con unas fundas de piezas de algodón para que no les alcanzase la suciedad de las manos y el polvo. Fueron transportados con gran rapidez hasta el alminar, entre aclamaciones y regocijos, durante el trayecto, y se elevaron hasta lo más alto del alminar. Se colocaron en la barra. Se hizo esto y se realzó en presencia del Amīr al-Mu’minīn, Abū Yūsuf al-Manṣūr, de su hijo, el príncipe heredero, Abū cAbd Allāh al-Sacīd al-Nāṣir li-dīn Allāh y de sus restantes hijos y de los jeques de los almohades y de los caídes y de los ṭālibes de la corte y de las personas principales del pueblo. Fue esto el miércoles, a fines de rabīc el segundo, correspondiente al 19 de marzo cristiano del año 594 [1198]. Entonces se les quitaron las fundas y casi se cegaron los ojos por el resplandor del oro puro brillante y los rayos de sus reflejos.

Fig. 1 – La Giralda, torre campanario de la catedral de Santa María de la Sede, Sevilla, cuya parte inferior corresponde al alminar de la antigua aljama almohade.
Fig. 2 – Alzados del alminar de la aljama sevillana © Antonio Almagro Gorbea.
Fig. 3 – Fachada sur del alminar de la aljama sevillana, decoración de paños de sebka © Jose Luis Filpo Cabana.

COMENTARIO

La aljama almohade de Išbīliya, la Sevilla andalusí, es el monumento de al-Ándalus más ampliamente documentado gracias a los escritos de Abū Marwān cAbd al-Malik b. Muḥammad b. Aḥmad b. Muḥammad b. Ibrāhīm al-Bāǧī, conocido como Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt, testigo presencial de su construcción. Conocemos pocos datos sobre su vida, apenas algunas noticias que proporciona el propio autor en sus obras. Originario de Beja, Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt estudió la doctrina almohade en Marrakech, donde tomó lecciones sobre el tawḥīd y el libro de Ibn Tūmart. Sabemos que durante su estancia en el Magreb visitó los sepulcros de Tinmel. Más tarde, ya de vuelta a al-Ándalus, ocuparía el cargo de secretario del maḫzen o corte bajo el gobierno del califa Abū Yacqūb Yūsuf (1163-1184). En calidad de alto funcionario acompañaría al califa en sus viajes, asistiría a la campaña de Huete de 1172 y se uniría a las tropas almohades en el asedio de Santarén en 1184. En 1198 el califa Abū Yūsuf al-Manṣūr le dio participación en la ḫuṭba, el sermón del ḫaṭīb ante la congregación de los fieles durante la oración del viernes, por lo que sabemos que seguía gozando del favor califal. Falleció pocos años más tarde, en fecha posterior a 1203.

El andalusí Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt es autor de una de las principales crónicas del imperio almohade cuyo título, al-Mann bi-l-imāma, alude a un versículo coránico (Corán 28:5). El autor reivindica así, como muestra Maribel Fierro, el origen divino del califato almohade. Aunque originalmente la obra constaba de tres volúmenes, hoy se conoce solo la segunda parte que corresponde a los acontecimientos que se suceden entre 1159 y 1173. Se conserva un único manuscrito en la Biblioteca Bodleiana de Oxford, ms. 433, y existe copia en la Biblioteca General de Rabat, ms. D 2649. El texto fue editado por el historiador marroquí cAbd al-Hādī al-Tāzī (Beirut, 1964) y traducido por Ambrosio Huici Miranda (Valencia, 1969).

El ḥāfiz Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt conocía bien la administración almohade de la que formaba parte y su al-Mann bi-l-imāma ofrece un relato minucioso y preciso de lo acontecido en el imperio, en ambas orillas del Mediterráneo. En virtud de su cargo tuvo acceso a documentos oficiales e inserta en su narración quince cartas, así como veintidós qaṣīdas o poemas cortesanos. La precisión de los datos aportados, así como la claridad de su narración hicieron que su relato fuera seguido y copiado por cronistas posteriores como el historiador Ibn cIdārī, qā’id o gobernador de Fez, en su Bayān al-Mugrib.

Nos ocupamos aquí de la mezquita mayor de Sevilla, construida por orden del califa Abū Yacqūb al-Manṣūr entre los años 1172, cuando se ponen los cimientos, y 1198, cuando se coloca el ǧāmūr en lo alto del alminar. El relato de Ibn Ṣāḥib al-Ṣalā, involucrado en los acontecimientos que describe, es tan preciso que incluso ha servido de guía para las prospecciones arqueológicas llevadas a cabo en el entorno de la catedral sevillana. Hemos escogido tres pasajes de esta crónica andalusí que evocan la construcción del alminar. Esta gran torre de base cuadrada se eleva junto a la fachada este, en el punto de unión del ḥarām o antigua sala de oración y el ṣaḥn o patio.

Conviene recordar que el aḏān o llamada a la oración ritual era un principio esencial de la doctrina almohade, hasta el punto de que existía un cuerpo de almuédanos en la administración del imperio. A lo largo de la segunda mitad del siglo XII se elevaron imponentes alminares, símbolo del dogma almohade y del triunfo del califato: el alminar de la Kutubiyya en Marrakech, edificado entre 1157 y 1195, donde se define el modelo a seguir; el alminar sevillano que ahora nos ocupa; y, tras la victoria de Alarcos en 1195, el alminar de Rabat, inconcluso tras la muerte del califa Yacqūb al-Manṣūr en 1199.

Fig. 4 – Mezquita Kutubiyya, Marrakech, 1157-1195.
Fig. 5 – Torre Ḥasan, Rabat. Alminar de la mezquita almohade del sultán Yacqūb al-Manṣūr.

En la mayoría de los casos los almohades toman como modelo el alminar de la aljama cordobesa y se reivindican así como herederos del califato omeya de occidente. Pero la disposición interna difiere: frente a las dos escaleras independientes omeyas Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt nos dice que el alminar sevillano se construye «sin escaleras, pues solo se sube a él por un camino ancho para las cabalgaduras, las personas y los guardianes». Se eleva ahora un machón central con una serie de cámaras abovedadas superpuestas y en torno al cual gira la rampa que asciende hasta la cúspide. Según Lucien Golvin el origen de esta disposición pudo estar en el alminar de la Qalcat de los Banū Ḥammād que caería en manos de los almohades en 1152. Aunque probablemente ambos elementos, tanto las cámaras como la rampa de acceso, provendrían de los alminares de tradición siria que se adoptan en todo el Magreb.

Fig. 6 – Alminar de la aljama de la Qalcat de los Banū Ḥammād, principios del siglo XI.

La crónica recoge el nombre de los alarifes Aḥmad b. Bāṣo y cAlī al-Gumarī, quienes dirigen las obras en sus distintas fases. El nombre de Aḥmad b. Bāṣo, «jefe de los arquitectos», aparece en el texto cuando ya en 1160 acude desde Sevilla para participar en la construcción de la ciudad de Gibraltar. En 1162 es enviado a Córdoba para restaurar el alcázar y otros lugares, mencionado entonces como «alarife, jefe de los que edificaban en al-Andalus». Ya al servicio del califa Abū Yacqūb realiza obras en el palacio de la Buḥayra en 1171 y en la aljama entre 1172 y 1184; datos ya ofrecidos por Torres Balbás en 1946 en su estudio sobre los arquitectos andalusíes de época almorávide y almohade.

La construcción de la aljama concluye en 1195. Ese año, tras la victoria de Alarcos, el califa almohade manda realizar el ǧāmūr, el remate del alminar con forma de cuatro esferas doradas ensartadas en un mástil de hierro. Aunque el término magrebí ǧāmūr es el más usado actualmente, autores andalusíes como el almeriense Ibn Sacīd (1029-1070) o el cordobés Ibn Baškuwāl (1101-1183), de cuyos escritos se hace eco el historiador Al-Maqqarī en su Nafḥ al-ṭīb, describen los šamsāt o soles, también llamados rumānāt o granadas, que rematan el alminar. En el caso que nos ocupa, el texto de Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt nos habla de tuffāḥāt o manzanas.

Aunque Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt no alude al sentido último de este elemento decorativo, el Rawḍ al-Qirṭās (Jardín de los cuadernos) del imām Ibn Abī Zarc indica que posiblemente este remate tuviera una función protectora: al hablar del ǧāmūr de la mezquita Qarawīyīn de Fez cuenta que las esferas doradas estaban ensartadas en la espada del imām Idrīs b. Idrīs, fundador de la ciudad de Fez y de la dinastía idrisí. Ofrece en cambio nuestro autor datos muy precisos, como el nombre del artesano, Abū l-Layṯ al-Ṣiqillī, el coste de fabricación o el traslado e instalación del ǧāmūr en lo alto de la torre.

Fig. 7 – Remate del alminar y ǧāmūr de la mezquita Kutubiyya de Marrakech.

El terremoto de agosto de 1356 derribaría el cuerpo superior del alminar que sería sustituido por una espadaña con una campana. Ya en el siglo XVI el cuerpo superior fue recrecido y quedó englobado en el campanario renacentista proyectado por el arquitecto Hernán Ruiz Jiménez (1514-1569).

Fig. 8 – Alejandro Guichot y Sierra (Sevilla, 1859-1941), Los tres principales estados de la torre de Sevilla, 1909. Acuarela delineada a plumilla sobre cartón, 113,50 x 73,50 cm. Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla, inv. DEO1178.

BIBLIOGRAFÍA

Fierro, Maribel, «El título de la crónica almohade de Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt», Al-Qanṭara XXIV (2003), págs. 291-293.

García Novo, Marta, «Ibn Sahib al-Salat al-Bayi», Diccionario Biográfico Español, Madrid (RAH), vol. 13, 2011.

Hopkins, J. F. P., «Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt», Encyclopédie de l’Islam, vol. III, 1975, pág. 949.

Jiménez Martín, Alfonso, Turris fortissima. Documentos sobre la construcción, acrecentamiento y restauración de la Giralda, Sevilla (Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos), 1988.

Navarro Oltra, Vicente Carlos, «Ibn Ṣāḥib al-Ṣalāt», en J. Lirola Delgado y J. M. Puerta Vílchez (dirs.), Biblioteca de al-Ándalus, vol. V, Almería (Fundación Ibn Tufayl), 2007, págs. 87-90.

Roldán Castro, Fátima, «De nuevo sobre la mezquita aljama almohade de Sevilla: la versión del cronista cortesano Ibn Ṣāḥib al-Ṣalà», Magna Hispalensis (I). Recuperación de la aljama almohade, Granada, 2002, págs. 13-22.

Torres Balbás, Leopoldo, «Arquitectos andaluces de las épocas almorávide y almohade», Al-Andalus, XI (1946), págs. 214-224.

Torres Balbás, Leopoldo, «Reproducciones de la Giralda anteriores a su reforma en el siglo XVI», Al-Andalus, VI, I941, págs. 216-218.

ENLACES A VÍDEOS Y AUDIOS COMPLEMENTARIOS

Antonio Almagro Gorbea, La mezquita almohade de Sevilla, Granada (CSIC – Escuela de Estudios Árabes), 2009.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search