Propuesta que hizo Juan Bautista Antonelli a Felipe II sobre la navegación de los ríos de España (1581)

Texto completo en Eugenio Llaguno, Noticias de los arquitectos en España desde su restauración, Madrid, Imprenta Real, tomo III, pp. 198-207. Este libro se encuentra digitalizado en muchas bibliotecas para su descarga libre y gratuita. Por ejemplo se encuentra en Google Books.

FUENTE

Entre todas las cosas que hasta aquí han hecho todos los Reyes pasadas en beneficio de los vasallos ninguna llega a la que Vuestra Majestad siendo servido puede […] mandar hacer en beneficio de estos reinos y vasallos. […] Esta empresa tiene no solo mucha magnificencia y mucha grandeza, pues ningún príncipe lo ha hecho en estos reinos; pero tanto provecho general y particular, como abajo se irá diciendo, que cada uno podrá bien considerar que es el empresa del mucho valor y cristiandad y mucha habilidad de Vuestra Majestad. Esto es, la navegación general de los ríos de España, que son capaces de ella con industria humana, como son Tajo, Duero, Guadalquivir, Ebro y otros ríos colaterales, que en entran en estos, Guadiana, Segura, Júcar, Miño, Mondego y otros muchos, que tienen agua bastante para navegarse con arte. Con cuya navegación entiendo, que por lo que hasta ahora he visto, se pueden comunicar las mercaderías y frutos de la tierra, y todo lo que navega, así de Indias, como de Europa, África y Asia […] Por manera que toda España gozaría de esta comodidad y beneficio tan grande, y todas las provincias de ella y ciudades más principales podrían por agua comunicarse lo que a unas sobrase y a otras faltase; y con esta comunicación mejor y más presto se unirá Portugal. Porque siendo España tan grande y ahora toda debajo del felicísimo reinado de Vuestra Majestad, que desde el rey Don Rodrigo acá nunca se ha juntado en un señorío; y siendo de suyo dotada de dones del cielo y de la tierra, casi siempre hay abundancia de pan y de lo necesario al sustento humano en alguna provincia de ella, aunque en otras haya falta, mandando Vuestra Majestad con la industria humana proveer que lo que en una provincia abunda comunicar con la que carece, a poca costa, muy pocas veces sentirían estos reinos carestía. Porque lo que hace comer caro el pan a la provincia que falta es el coste del acarreo[…] y lo prueban los pósitos de las ciudades y pueblos cuando lo compran lejos, que sube muchas veces más que el principal”.

Proyecto de navegación del Tajo por Luis Carduchi, 1645. Manuscrito de la Real Academia de la Historia

COMENTARIO

En 1581, el ingeniero militar Juan Bautista Antonelli presentó al rey Felipe II, un ambicioso proyecto de navegación de los principales ríos de la Península Ibérica. Era un proyecto que incluía ríos que discurrían por España, pero también por Portugal, pues este país desde 1580 también era gobernado por el rey Felipe.

El ingeniero Antonelli planteó la navegación de los principales ríos de la península como el Tajo, Duero, Guadalquivir y Ebro, pero también de otros de menor capacidad como el Guadiana, Segura, Júcar, Miño o Mondego. Gracias a esta densa red de ríos navegables, Antonelli afirmó que las más importantes ciudades de la península ibérica quedarían intercomunicadas. Gracias a la navegación, la comunicación entre estas ciudades mejoraría notablemente, pues el transporte por tierra (recordemos que estamos en plena Edad Moderna) todavía era muy lento y difícil, y más en una región tan montañosa como la península Ibérica.

Pero esta red de caminos de agua, según Antonelli, aportaría otros beneficios. El ingeniero Antonelli destacó que la navegación de los ríos ibéricos también permitiría que las mercancías de otras regiones de Europa, de las Indias, China, o África llegasen más fácilmente a las ciudades de la península Ibérica y de manera especial, a su Corte, a Madrid.

Por tanto, esta red de ríos navegables se pensó también en términos globales, para situar de manera más efectiva la Península Ibérica y la Corte de la Monarquía Hispánica en el centro de un mundo que se estaba haciendo global. Algo que no era trivial para Felipe II. De hecho, la monarquía de Felipe II buscó definirse en este nuevo contexto y se presentó como un poder sin fronteras, un Imperio sin límites, con posesiones en los cuatro continentes y dominadora de los mares. Pero esta navegación no se circunscribía a los mares. 

En la Europa del Renacimiento la navegación por ríos y canales artificiales se estaba desarrollando de manera destacada. En especial lo estaba haciendo en Flandes y en el centro-norte de Italia, dos regiones que como es sabido tenían estrechas relaciones políticas con España. De hecho, numerosos técnicos hidráulicos de estos países o regiones trabajaron para la Monarquía Hispánica. Sin ir más lejos, Antonelli nació en Gatteo, hacia 1530, pequeña población junto a Rímini, y se formó e inició su carrera en la Italia central. Hacia 1550 ya entró al servicio de la monarquía hispánica. En todo caso, el proyecto de Antonelli es uno de los más ambiciosos del Renacimiento por la amplitud del territorio que abarcó. Fue una de las primeras veces que un proyecto de comunicación y navegación interior se planteaba a una escala territorial de esta magnitud.

Esclusa llamada de la “dell´Incoronata”, realizada a finales del siglo XV, en el sistema de canales de navegación de Milán (I Navigli). Leonardo da Vinci estudió el funcionamiento de sus compuertas.

Por otro lado, en la España de Felipe II existía una copiosa literatura que subrayaba la importancia de los canales o ríos navegables para el desarrollo de las ciudades, en especial, lógicamente, de las ciudades del interior. De igual modo, la literatura geográfica más sobresaliente del periodo, promovida muchas veces desde la propia Corte, destacó la abundancia de ríos en España. Algo que incluso se visualizó en los mapas de la Península.

Abraham Ortelius, España en el Theatrum Orbis Terrarum (edición de Amberes, 1601)

Antonelli apeló a esa cultura literaria y también gráfica para presentar su proyecto como uno que conectaría las ciudades de la Península Ibérica y la Corte, Madrid, al mundo. De este modo, por un lado, su proyecto conseguiría una perseguida centralidad de la Corte en un mundo global y, por otro, reportaría magníficos beneficios. Según Antonelli, en Madrid y otras ciudades españolas se encontrarían gran cantidad de productos de lugares alejados, algunos de ellos necesarios, pero otros exclusivos y caros. Ya en este momento la abundancia de objetos exóticos era signo de la riqueza y el poder de una ciudad o una Corte. Lo vemos en los discursos literarios y gráficos de Lisboa o Sevilla; ambas ciudades eran puertos principales de monarquías intercontinentales. 

Vista de la ciudad de Sevilla, finales del siglo XVI, Museo Nacional del Prado

El proyecto de Antonelli no se llevó a cabo, de hecho solo se llegó a hacer navegable el río Tajo, entre Toledo y Lisboa, y durante un periodo de años muy corto. Sin embargo, y esto cabe subrayarlo, la memoria del proyecto de Antonelli no se olvidó. Todo lo contrario, a pesar de su fracaso, de no ponerse en práctica nunca, este proyecto se fue recordando, citando y hasta publicando en los doscientos años siguientes. De hecho, fue un sueño jamás cumplido puesto que la península nunca se llegó a comunicar a través de ríos navegables. Solo el ferrocarril, ya bien entrado el siglo XIX, logró comunicar con rapidez y eficacia las principales ciudades españolas.

BIBLIOGRAFÍA

1-Daniel Crespo delgado (com.), Sueño e ingenio. Libros de ingeniería civil en España: del Renacimiento a las Luces, Madrid, Biblioteca Nacional de España, Fundación Juanelo Turriano, 2020.

https://biblioteca.juaneloturriano.com/Record/Xebook1-12301

2-Antonio López Gómez, La navegación por el Tajo: el reconocimiento de Carduchi en 1641 y otros proyectos, Madrid, Real Academia de la Historia, 1998.

3-Diego Suárez Quevedo, “Navegación fluvial e ingeniería militar en España, siglos XVI-XVII. De Pérez de Oliva y Antonelli, a Leonardo Torriani y Luis Carduchi”, Anales de Historia del Arte, 2007, nº 17, pp. 117-153.

https://revistas.ucm.es/index.php/ANHA/article/view/ANHA0707110117A/31045

4-José Ignacio de la Torre Echávarri, “Juan Bautista Antonelli: ingeniero militar y alojador del ejército”, en Alicia Cámara y Bernardo Revuelta (eds.), Ingenieros del Renacimiento, Madrid, Fundación Juanelo Turriano, 2014, pp. 113-134.

https://biblioteca.juaneloturriano.com/Record/Xebook1-8443

ACTIVIDADES PRÁCTICAS

A partir de una serie de aspectos relacionados con este texto, el comentario y el material bibliográfico reseñado, proponemos la posibilidad de plantear una serie de problemas a desarrollar por diferentes grupos y/o alumnos para ser puestos en común en el aula. Un primer grupo podría situar con mayor precisión este texto en su contexto histórico (unión de España y Portugal bajo Felipe II), precedentes de navegación en España y perfil profesional de Antonelli (ref. bibliografía 2, 3 y 4). Un segundo grupo situar los ríos cuya navegación se proponen y a partir de una lectura atenta de todo el texto detallar y agrupar los beneficios que señala Antonelli (texto completo y ref. bibliográfica 2). Un tercer grupo debería indagar en los problemas de los viajes por tierra en la Edad Moderna, las técnicas para hacer navegables los ríos (esclusas) y su problemática implantación en España por su orografía y sus recursos hidráulicos (ref. bibliográfica 1). Todos los grupos deberían buscar algún caso actual de explotación, ya sea un canal de navegación fluvial o marítimo (explotación turística por ejemplo del canal del Mediodía en Francia o los Navigli en Milán; explotación comercial como la del río Rin o canales marítimos como los de Suez o Panamá) para determinar la importancia contemporánea de la navegación fluvial y marítima.

Canal de Corinto, Grecia. Fotografía Fred Olsen

ENLACES A VÍDEOS Y AUDIOS COMPLEMENTARIOS:

Audio sobre Juan Bautista Antonelli:

Vídeo sobre las esclusas de Leonardo da Vinci:

La pervivencia del sueño de los canales de navegación. El Canal de Castilla (siglo XVIII)

Canales del mundo:

Fuentes para la historia de la arquitectura

Pretendemos crear un archivo de fuentes literarias y documentales de la historia de la arquitectura y la construcción, reunidas en un blog disponible en acceso abierto. Se incluiría la transcripción de la fuente, una breve y pedagógica guía de lectura, enlaces a materiales complementarios, una regesta bibliográfica y actividades prácticas concebidas a partir de dichas fuentes. Este espacio web en Open Access supondría una actualización y una alternativa en línea a las distintas ediciones impresas de fuentes utilizadas masivamente en la docencia universitaria. Para ello, prestaremos una atención especial a fuentes que permitan abordar cuestiones transversales relacionadas con los ODS de la Agenda 2030. En concreto fuentes que tengan relevancia desde la perspectiva de género, la alteridad y el territorio y el desarrollo sostenible. El objetivo es proporcionar materiales y actividades que completen uno de los recursos docentes más habituales de la enseñanza de la historia del arte como son las fuentes, disponiéndolos en línea, en acceso abierto y con una precisa dirección docente. Las fuentes en las que nos centraremos como soporte de casos prácticos pertenecerán a la historia de la arquitectura y la construcción, abarcando un amplio periodo cronológico, desde la Antigüedad a la Edad Moderna, si bien será su capacidad para proponer visiones críticas y la apertura de renovadas claves de comprensión el factor para decantarnos por unas u otras. El lector al que se dirige esta iniciativa es a docentes y alumnos universitarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search