Un dulce reflejo. El valor de las fuentes materiales para la arquitectura de época romana

FUENTE

Molde cerámico bivalvo con decoración figurada, hallado en las excavaciones arqueológicas del cerro del Molinete, en Cartagena. Datación: siglo III d.C.

Fig. 1: Ortofotografía frontal del interior del molde cerámico (Vizcaíno, Noguera y Madrid, 2017)

COMENTARIO

Aunque este proyecto de innovación focaliza su atención en las fuentes documentales que informan acerca de la arquitectura y la construcción, no queremos dejar la oportunidad de insistir en la necesidad de atender a todo tipo de fuentes, también las materiales, incluso carentes, a priori, de interés artístico. Sin duda, una consideración conjunta de todas ellas, sistemática y crítica, es capaz de ofrecer una visión más enriquecedora. Ocurre así con la pieza objeto de esta entrada, un molde cerámico compuesto de dos valvas, con una longitud conservada de circa 13,5 cm y una altura máxima de 10 cm. El ejemplar pertenece a la categoría de piezas conocida en la literatura científica como “kuchenformen”, que se interpreta como moldes para la realización de pasteles. En concreto, al carecer de fondo, este sería utilizado para introducir de forma ágil la pasta alimenticia, que solidificaría en el interior de las dos valvas, contenida por un cierre perecedero. La particularidad de estos objetos estriba en su decoración figurada, que permitía manufacturar dulces en cuya superficie se reproducían escenas diversas, muy especialmente las populares luchas de púgiles, ludi gladiatorios o, como en nuestro caso, competiciones circenses. Y es aquí donde queremos llamar la atención, pues, un examen atento nos permite comprobar que, tales escenas, aun de modo esquemático, no solo plasman las carreras del circo, sino también este mismo, que ocupa un lugar básico dentro de la panoplia de edificios de espectáculos de época romana. En concreto, como veremos, recrean no cualquier edificio circense, sino el mismo Circo Máximo, cuya configuración conocemos a través de otros testimonios iconográficos, como las acuñaciones monetales. Sobra recordar que la pasión por los ludi circenses, transmitida por autores como Juvenal (Satyr. VI), Plinio (XXIX, 9) o Dion Casio (LXI, 6), hizo de ellos un tema de especial fortuna en las artes.

Fig. 2: Reverso de un sestercio de Trajano acuñado entre los años 104 y 111, donde se representa el Circo Máximo, con motivo de las obras de renovación emprendidas por este emperador (British Museum)

En nuestro molde, la escena aparece captada desde uno de los lados mayores de la arena, de forma que es posible apreciar el euripus o spina central que la vertebra. Ocultada por las quadrigae, sobre la barrera distinguimos desde la meta secunda al obelisco central. Por otro lado, dado que dicha meta coincide con el borde la pieza, limitando el paño ornamental, no se representan las carceres o la porta pompae.

Fig. 3: Positivado del molde circense hallado en Cartagena (Vizcaíno, J.; Noguera, J.M., y Madrid, MªJ., 2017)

Dentro de una narrativa sintética que centra su atención en los elementos de mayor simbolismo, destacan los dos conos dispuestos sobre la spina, que muestran su cuerpo circundado por anillos, al modo de numerosos paralelos escultóricos. En el caso del obelisco, mostrado frontalmente y no en profundidad, ha perdido su remate, el conocido como pyramidion. En su pedestal puede observarse un motivo figurativo, quizá una palmeta estilizada, o si consideramos el léxico ornamental propio de estos espacios, una evocación de motivos egiptizantes. En tal escenario arquitectónico, nuestra pieza plasma el instante culmen de la carrera, aquel en el que el auriga vencedor, después de traspasar la alba linea, encara su vuelta triunfal, dejando tras de sí al auriga derrotado, que le sigue de cerca, apenas superando la meta secunda.

De la antigua Ilici (La Alcudia, Elche) procede otro molde pastelero con escena circense. Aunque conservado fragmentariamente, en él podemos observar otros elementos de la arquitectura del circo no apreciables en el ejemplar de Carthago Nova. Así, en esta otra pieza apreciamos un pabellón de dos pisos con tejado cónico, así como en la spina, el dispositivo donde se alojaban los huevos que contaban las siete vueltas preceptivas y de las que cuelgan unos cortinajes, quizá ocultando las personas que manipulaban los cuentavueltas desde el interior.

Fig. 4: Dibujo y sección del molde circense hallado en Ilici (Ronda, A.Mª y Tendero, M., 2017)

Como indicábamos, se considera que estas piezas, a pesar de su evidente modestia, no se limitan a evocar un genérico ambiente circense, sino, de modo concreto, la pista por excelencia, la de la propia Roma, el Circo Máximo. A este respecto, la iconografía de estos kuchenformen se ha relacionado con las grandes celebraciones del gobierno de Septimio Severo, los Decennalia del 202 o los Ludi Saeculares del 204. Sabemos, de hecho, que en estas mismas se repartieron entre los asistentes crustula et mulsum, es decir, dulces como los que se realizarían a partir de moldes como los analizados, consistentes en carnes de membrillo o pastas de mosto de uvas.

Fuentes como la analizada ilustran acerca de la necesidad de acudir a fuentes de todo tipo a la hora de estudiar la arquitectura y la construcción. Más allá de los textos consagrados de forma específica a estas temáticas, o incluso de representaciones artísticas que pretenden captar la esencia o cualquier detalle de una determinada obra arquitectónica, también existe un elenco de testimonios “menores”, susceptibles de ofrecer información. Es tarea del investigador saber reconocer la fuente, analizarla de forma crítica e interpretarla de modo adecuado

BIBLIOGRAFÍA

Ronda, A., y Tendero, M., 2017, “Unam diem in circo. Iconografía circense en la Colonia Iulia Ilici Augusta”, 3r Congrès Internacional d’Arqueologia i Mòn Antic. La Glòria del Circ: Curses de carros i competicions circenses, Tarragona, 107-112.

Vizcaíno, J.; Noguera, J. M.; y Madrid, M.ª J., 2017, “Un molde con escena de ludi circenses hallado en el Barrio del Foro Romano de Carthago Nova”, 3r Congrès Internacional d’Arqueologia i Mòn Antic. La Glòria del Circ: Curses de carros i competicions circenses, Tarragona, 101-106.

Vizcaíno, J.; Noguera, J,M.; y Madrid, MªJ., 2017, “Pistores dulciarii en el barrio del foro de Carthago Nova. A propósito del hallazgo de dos moldes cerámicos bivalvos”, Anales de Arqueología Cordobesa, 28, 127-152.

ELEMENTOS COMPLEMENTARIOS

Reconstrucción tridimensional mediante fotogrametría: https://sketchfab.com/3d-models/fragment-of-roman-pastry-mold-cartagena-spain-51736360e65446a2aca7d1ad518c2caa

Epigrafía y arquitectura. A propósito de una fortificación bizantina en Spania

FUENTE

Inscripción del magister militum Comenciolus aludiendo a una intervención en las murallas de Carthago Spartaria, la actual Cartagena. Corpus Inscriptionum Latinarum II, 3420; Inscriptiones Hispaniae Christianae, 176

Fig. 1: Inscripción del magister militum Comenciolus. Museo Arqueológico Municipal de Cartagena “Enrique Escudero de Castro”

TRANSCRIPCIÓN

alfa (crux) omega

Quisquis ardua turrium miraris culmina

uestibulumq · urbis duplici porta firmatum

dextra leuaq ·binos positos arcos

quib · superum ponitur camera curua conuexaq ·

Comitiolus sic haec fieri iussit patricius

missus a Mauricio Aug · contra hoste barbaro

magnus uirtute magíster mil · Spaniae

sic semper Spania tali rectore laetetur

dum poli rotantur dumq ·sol circuit orbemann · VIII Aug · ind · VIII

TRADUCCIÓN

Quien quiera que seas el que admiras la descomunal altura de las torres y el vestíbulo de entrada a la ciudad, protegido por dos puertas y coronado por una cúpula sostenida por dos arcos levantados a derecha e izquierda, (conoce que) esto así lo ordenó edificar el gobernador Comitiolus, enviado por el emperador Mauricio contra el salvaje enemigo, valeroso comandante de las tropas de Spania. Así Spania recuerde siempre tan magnífico gobernante, mientras giren los cielos y el sol circunde la Tierra. En el octavo año del emperador Mauricio, en la indición octava

COMENTARIO

A diferencia de otras etapas históricas, apenas conservamos testimonios de la ocupación bizantina de Hispania entre mediados del siglo VI y principios del VII. De este modo, junto a un limitado número de inscripciones funerarias en latín o griego, solo hemos conservado un epígrafe oficial, en tanto emanado de la administración imperial, la lápida objeto de este comentario.

Recuperada a finales del siglo XVII en la ciudad de Cartagena, su interés es capital, en tanto no solo documenta la intervención de las tropas bizantinas en suelo hispano, sino también una intervención edilicia, la construcción o restauración de las murallas de la Carthago Spartaria bizantina. Afortunadamente, como es propio en este tipo de inscripciones conmemorativas, se identifica al responsable de la acción, el gobernador Comenciolo, así como el momento en el que esta se lleva a cabo, la indicción VIII del año VIII del reinado de Mauricio, fórmula de datación propio de época bizantina, que nos sitúa en el año 589. Como han destacado diferentes estudios, son variados los significados que rodean este epígrafe y no menos, las incógnitas. Entre las primeras, cabe destacar la afirmación del poder bizantino frente al visigodo, en un momento en el que éste, bajo la égida de Recaredo, abrazaba el cristianismo y, por tanto, hacía peligrar uno de los elementos que lo separaban de la población hispanorromana, acercándola a la imperial. Junto a esos aspectos, el epígrafe es también, sin duda, un excepcional documento para acercarse a la arquitectura defensiva bizantina de finales del siglo VI.

La morfología rectangular del soporte, así como la analogía con inscripciones similares del África bizantina, del tipo de Madauros (fig. 3) o Thamugadi, llevan a pensar que el epígrafe cartagenero hubo de estar embutido en la cerca defensiva a la que alude. No obstante, la escueta noticia que refiere su hallazgo fortuito en 1698, impide conocer cualquier detalle acerca de su contexto originario. Lamentablemente, el texto tampoco resulta explícito acerca de diferentes cuestiones, como la misma naturaleza de la intervención que conmemora, pues, ceñido a la descripción de la fortificación, con su lacónico “mandó hacer esto”, omite si la muralla fue construida ex novo o, como resulta más razonable a tenor de la dinámica urbana de la ciudad, se limitó a la restauración de algunos de sus elementos. La clave podría encontrarse en la interpretación del término firmatum, dilucidando si con éste se refiere una acción constructiva o, por el contrario, solo cita una característica del recinto.

Fig. 2: Planimetría de las murallas documentadas en la cima del cerro del Molinete, en Cartagena. En color marrón pueden distinguirse las estructuras correspondientes a la etapa bizantina (Vizcaíno, Noguera y Madrid, 2020)

Las excavaciones arqueológicas acometidas en los últimos años revelan que algunos de los tramos de esta misma cerca, al menos los que se sitúan en su cuadrante septentrional, sobre el cerro del Molinete, reutilizan las cintas defensivas precedentes. Con ello, la acción que conmemora el epígrafe, la erección o refacción de la puerta y muros, debió quedar circunscrita solo al flanco principal de entrada a la urbe, y no al conjunto de su perímetro.

En este sentido, este y otros aspectos nos muestran cómo el epígrafe remite al tipo de literatura encomiástica en el que se enmarca la ékphrasis edilicia tan característica de la Antigüedad Tardía y, de modo concreto, de la etapa bizantina. Para el período justinianeo, uno de sus mejores paradigmas es el tratado De Aedificiis, de Procopio de Cesarea. Ya en la literatura manuscrita, ya en su extrapolación a la epigrafía, se trata de composiciones retóricas cargadas de un fuerte componente propagandístico, donde, además, es posible advertir una serie de topoi, que hace de ellas una suerte de ejercicio de erudición sobre el pasado clásico. De alguna forma, la obra arquitectónica concreta, o mejor dicho, su materialidad objetiva, pasa a un plano secundario, convirtiéndose en pretexto para el despliegue de toda otra serie de mensajes. En ocasiones, tal carga retórica obliga a una rigurosa exégesis para diferenciar la “idea” o “ideas”, del “objeto” tangible.

Así, la misma fórmula introductoria, la interpelación al visitante y a su maravillamiento ante la imponente fortaleza, parece inspirarse en los versos con los que en la Eneida, poema nacional referente de la Romanitas hasta el Medievo, Virgilio destaca la admiración de Eneas ante la fortaleza de Cartago (Aen. I, 421-422). En la misma literatura del momento, la exaltación de la “descomunal altura de las torres” es un lugar común, como muestra el hecho de que el poeta coetáneo Coripo refiera en similares términos otras fortificaciones norteafricanas, del tipo de las “elevadas torres” de Hadrumeto (Iohann. IV, 10), los “altos pináculos de alto techo” de Iunca (Iohann. VII, 484) o las “altas murallas de Cartago” (Iohann. VI, 226), ciudad “de elevadas puertas” (Iohann. VIII, 504).

Fig. 3: Puerta de la fortificación bizantina de Madauros, en la actual Argelia.

Siendo conscientes de tales cautelas, el contraste con otras puertas monumentales del momento, muy especialmente del norte de África, con el que existen ancestrales vínculos, ahora reforzados, puede ayudar a comprender la obra que conmemora el epígrafe cartagenero. Así, en Anastasiana, Sabratha, Tubunae, Thamugadi o Ksar Belezma, encontramos un modelo de puerta que avanza en la línea de murallas, conteniendo doble puerta externa e interna, comunicados por un corredor. Posiblemente, sean estos elementos a los que el epígrafe de Comenciolo alude como duplici porta fimatum y vestibulum urbis. En el caso de la camera curva convexa, arcaísmo literario característico de época tardía, habría de tratarse, como en aquellas, de un habitáculo o camera, desde donde accionar el rastrillo, elemento habitual en estas construcciones. Por lo demás, en las fortificaciones africanas aludidas, la anchura de la puerta no excede los 3 m, dimensiones similares a las que arrojan otros ejemplos orientales como los de Zenobia o Chalcis. A este respecto, las medidas de la inscripción de Cartagena (50 x 139 x 21 cm) se encuentran en consonancia con los parámetros dimensionales de estas estructuras.

Fig. 4: Detalle de la inscripción de Comenciolo. Museo Arqueológico Municipal de Cartagena “Enrique Escudero de Castro”.

En la misma línea, aunque, en ausencia de trazas materiales más consistentes estamos abocados al terreno de la especulación, creemos que algunas de las características del campo epigráfico pueden informarnos sobre la posible ubicación originaria. En efecto, la altura de sus letras, que oscila entre los 3,5 y 4 cm, y todo cuanto de ello se deriva a efectos del campo visual, parece obligar a una situación a media altura, y no tanto como remate o dintel. Tengamos en cuenta, a este respecto, que, a diferencia de otras inscripciones, donde su sentido profiláctico, no toman en consideración la lectura del espectador, epígrafes como el nuestro, con una indudable carga propagandística y una interpelación directa al viandante, aconsejan emplazarlas dentro del campo visual.

BIBLIOGRAFÍA

-Fontaine, J. 2000: “Un général byzantin en Espagne en 589: Observations sur la romanité de l’inscription byzantine de Carthagène (Vives 362).” En Romanité et cité chrétienne : permanences et mutations, intégration et exclusion du Ier au VIe siècle. Mélanges en l’honneur d’Yvette Duval, 91–100. Paris: De Boccard.

-Prego de Lis, A., 2000: “La inscripción de Comitiolus del Museo Municipal de Arqueología de Cartagena”, V Reunión de Arqueología Cristiana Hispánica (Cartagena 1998), Barcelona,  p.383-392.

-Pringle, D., 1981: The Defence of Byzantine Africa from Justinian to the Arab conquest. An Account of the Military History and Archaeology of the African Provinces in the Sixth and Seventh Centuries, BAR Int. Ser. 99, Oxford.

-Vallejo, M., 1996-1997: “Commentiolus, Magister Militum Spaniae missus a Mauricio Augusto contra hostes barbaros. The Byzantine Perspective of the Visigothic Conversion to Catholicism”, Romanobarbarica, 14, 289-306.

-Vizcaíno, J., J.M. Noguera and MªJ. Madrid 2020: “Rediviva moenia. Nuevos datos sobre las murallas de Carthago Spartaria en época bizantina.” En Recintos fortificados en época visigoda: historia, arquitectura y territorio, ed. J.Mª Macías, A. Ribera y M. Rosselló, 117–136. Tarragona: Institut Català d’Arqueologia Clàssica.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search