La figura del arquitecto en Leon Battista Alberti y en Diego de Sagredo

“Creo que debo explicar qué debe entenderse, a mi juicio, por arquitecto. Ya que no lo creo semejante al carpintero, si lo comparas con los hombres más cualificados en otras disciplinas: pues la mano del obrero no es sino un instrumento para el arquitecto. Llamaré arquitecto al que con método seguro y perfecto sepa proyectar racionalmente y realizar en la práctica, a través del desplazamiento de pesos y mediante la unión y ensamblaje de cuerpos, obras que se adapten lo mejor posible a las necesidades más importantes del hombre. Para tal fin le son necesarios la comprensión y conocimiento de las más altas disciplinas”

Leon Battista Alberti, “Prólogo”, De Re Aedificatoria, 1485.

“Se llaman oficiales mecánicos aquellos que trabajan con el ingenio y con las manos: como son los canteros, plateros, carpinteros, cerrajeros, campaneros, otros oficiales que sus artes requieren mucho saber e ingenio. Pero liberales se llaman los que trabajan solamente con el espíritu y con el ingenio: como los gramáticos, lógicos, retóricos, aritméticos, músicos, geométricos, astrólogos: con los cuales son numerados los pintores y escultores: cuyas artes son tan estimadas por los antiguos que aún no son por ellos acabados de loar: diciendo que no puede ser arte más noble ni de mayor prerrogativa que la pintura que nos pone ante los ojos las historias y las hazañas de los pasados: los cuales cuando leemos o hacemos leer nos quebrantan las cabezas y nos perturban y fatigan la memoria […] Has otrosí de saber que arquitecto es vocablo griego: quiere decir principalmente fabricador: y así los ordenadores de edificios se dicen propiamente arquitectos. Los cuales, según parece por nuestro Vitrubio: son obligados a ser ejercitados en las ciencias de la filosofía de las artes liberales. Ca de otra manera no pueden ser perfectos arquitectos: cuyas herramientas son las manos de los oficiales mecánicos. Y nota que el buen arquitecto se debe procurar ante todas cosas: de la ciencia de geometría: de la cual escribieron muchos autores: y principalmente Euclides padre de Hipócrates: de cuyas obras se tomaron los principales siguiente”

Diego de Sagredo, Las medidas del Romano, 1526.

 

Un siglo antes de que Bendetto Varchi (1503-1565) lanzara la bien conocida pregunta sobre cuál de las artes era la más importante de todas ellas, origen de una de las discusiones más sugestivas de la Historia del Arte, otros intelectuales intentaron definir y enaltecer cada una de sus disciplinas. Tal vez uno de los textos más elocuentes sea el de Leon Battista Alberti (1404-1472), humanista de gran renombre, que nos legó tres de los tratados más importantes del Quattrocento, dedicados a la escultura, pintura y arquitectura. Como es bien sabido, la función de sus escritos sobre la última de ellas no era solo releer en clave moderna Vitruvio ( ca. 70 a. C-15 a. C), sino utilizar también los argumentos que el ingeniero romano había utilizado para dignificar esta profesión en beneficio del desarrollo de tal disciplina en la Roma y Florencia del momento. No olvidemos que Alberti fue un individuo particular, que se alejó de la figura de maestro de obras o cantero, y cuya principal función fue la de proyectar, y seguir, muchas veces a distancia, mediante literatura epistolar, el desarrollo de sus obras.

En su De Re Aedificatoria (1485) dejó bien claro que el arquitecto no es un artesano que conoce bien una práctica en particular, sino aquel que sabe construir, de modo seguro y racional. La racionalidad implicaba no solo un conocimiento matemático, más bien incluía el filosófico del funcionamiento del mundo. Debía conocer los sabios de la Antigüedad, desde los Pitagóricos a sus seguidores, con el fin de distribuir con decoro, esto es, con adecuación al fin, como dictaba Aristóteles, cada elemento. El ejercicio partía, pues de la razón, del entendimiento, frente a la “manualidad” de otras disciplinas.

La función del arquitecto, siguiendo  los postulados vitruvianos y  los del humanismo del Trecento, era tomar la medida humana para hacer una arquitectura habitable, firme, útil y bella. Partió, pues del antropomorfismo y de la distribución equilibrada de los volúmenes, donde nada pudiera sobrar ni faltar. De ahí que fueran tres los conceptos que debía perseguir cada proyecto:  el numerus (cantidad, proporción…), la finitio (la forma, el estilo) y la collocatio (la distribución de los elementos).  Todo ello era lo que distinguía el trabajo de un arquitecto del de un maestro de obras o de otro profesional manual, de un artesano. Como se ha dicho, solo podía hacerlo, a través de la observación de la naturaleza y el conocimiento de todas las disciplinas, pues la construcción incluía en su seno todos los saberes. Es esta la mayor dignificación de la profesión, aquella que encaja con los nuevos debates que estaban desarrollándose en Roma y Florencia, que llevaron al propio Filippo Brunelleschi (1377-1446) a ser ajusticiado por no querer ser considerado artesano.

Muchos otros fueron los que siguieron su estela en el ámbito italiano, matizando y ampliando las cualidades que los arquitectos debían tener para diferenciarse del resto de profesiones liberales. El primero en hacerlo de modo más exhaustivo en territorio español fue Diego de Sagredo (1490-1528), en el archiconocido Las Medidas del Romano (1526), una suerte de actualización de la tratadística italiana del Quattrocento a la sociedad ibérica.

De modo inteligente, antes de centrarse en la figura del arquitecto, habla de otras profesiones que también son dignas, pues trabajan con el “ingenio” (aunque también con las manos). Con ello intenta no solo elevar al nivel de “arte” solo su trabajo, sino el de otras disciplinas que ya habían conseguido tal consideración en otros territorios. De todas maneras, el hecho de que el elemento manual fuera fundamental en ellas produce una consideración menor. Frente a estas, destacan aquellas que se guían por el “espíritu”, que tenían su base en el trivium y quadrivium medieval. Aprovecha tal disquisición para incluir como nobles la pintura y la escultura, esas manifestaciones que “cuentan historias” (clara referencia a las palabras de Alberti en su De Pictura) y que recibieron loas por parte de los antiguos [principalmente resonaban en su mente las historias expuestas por Plinio (c. 23- 79 d. C) en sus escritos]. Las imágenes ayudan a la comprensión de lo sucedido, y, a su vez, publicitan las virtudes de quienes las encargaron o son representados. De igual importancia era poseer un buen cronista literario, que un artista que inmortalizara dichos eventos. No olvidemos que el propio Carlos V (1500-1558) se llevó a Túnez a Jan Cornelisz Vermeyen (1504-1559) y Pieter Coecke (1502-1550) para que tomaran notas de su primera victoria mediterránea.

Páginas más adelante, define, recurriendo a la lexicografía griega, qué es ser arquitecto. Este hecho es fundamental, pues los primeros estudios humanísticos partieron de una relectura del latín y griego clásico, buscando los orígenes puros de la lengua. Si así se hizo en la literatura, las artes debían seguir el mismo camino, dignificando, a su vez, el hecho de que en el pasado ya existiera una denominación que, siglos más tarde, no fuera utilizada, hasta la llegada del Renacimiento. Tras ello, vuelve a insistir en la importancia de la formación, como elemento distintivo, señalando la importancia de la geometría como elemento clave constructivo, tomando como referencia textual al propio Vitruvio. Se trata de un argumento, todavía en el siglo XV, de autoridad.

Así pues, los dos textos señalados intentan determinar la nobleza de la figura del arquitecto a través de la recuperación de la Antigüedad, determinando la necesidad de un grado de formación elevado que los separaba de otras profesiones manuales, y los sitúa en un plano superior. La insistencia en vocablos como el “ingenio”, “espíritu” y “conocimiento” certifica que el saber y el intelecto es lo que convierte a un arquitecto por encima de un artesano, justo cuando se debatía sobre la nobleza de las artes, primero en Italia, y, más tarde en la península. Un debate, de todas maneras, que no se agotó en tal momento y siguió vigente durante siglos.

Bibliografía seleccionada

Anderson, Christi, Renaissance Architecture, Oxford, 2013.

Cervera Vera, Luis, “El Arquitecto en las «Medidas del Romano» de Diego de Sagredo”, Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 68, 1989, https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-arquitecto-en-las-medidas-del-romano-de-diego-de-sagredo-0/html/010411f6-82b2-11df-acc7-002185ce6064_3.htm
Marías, Fernando, El largo siglo XVI. Madrid, 1989.

Marías, Fernando, “El problema del arquitecto en la España del siglo XVI”, Academia, 48, 1979, pp. 175-216.

Marías, Fernando; Bustamante, Agustín, “Introducción”, Medidas del Romano por Diego de Sagredo.  Madrid, 1979, pp. 175-216.

Sánchez Blasco, Luis, “Así deberá ser el arquitecto según Alberti”, Cosas de Arquitectos. Revista Digital de Arquitectura, 2012, https://www.cosasdearquitectos.com/2012/12/asi-debera-ser-el-arquitecto-segun-alberti/

Sierra Cortés, José Luis, “Diego de Sagredo y Vitruvio”, Fragmentos. Revista de Arte, 8-9, 1986, pp. 5-19.

Simoncini, Giorgio, Architetti e architetura nella cultura del Rinascimento. Bolonia, 1967.

Vagnetti, Luigi, L’Architetto nella storia di Occidente. Florencia, 1973.

Woods, Kim W., Making Renaissance Art, New Have, 2007.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Clara Ilham Álvarez Dopico (24 de junio de 2024). La figura del arquitecto en Leon Battista Alberti y en Diego de Sagredo. Fuentes para la historia de la arquitectura. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/11vnr


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search