Anunciar un libro de arquitectura en la prensa. La irrupción de un género revolucionario.

FUENTE

La “Noticia de tres obritas artísticas del académico don Juan Agustín Ceán Bermúdez” apareció completa en el periódico “El Censor” del 9 de febrero de 1822, pp. 104-119. La noticia completa se puede descargar en la Hemeroteca Digital de la BNE, un recurso indispensable para cualquiera que desee trabajar sobre prensa histórica española. https://hemerotecadigital.bne.es/hd/es/advanced

TEXTO

“…no creemos del todo inútil recordar a nuestros lectores tres obritas publicadas por el sabio y laborioso académico don Juan Agustín Ceán Bermúdez, consagradas exclusivamente a la historia de las nobles artes en España y con especialidad de Sevilla… Empezaremos por la “Descripción artística de la catedral de Sevilla, obra que podremos denominar única en su especie, puesto que corresponde exactamente a su título…”

El Censor, 25 agosto 1821

COMENTARIO

En febrero de 1822, en “El Censor”, una de las publicaciones periódicas más prestigiosas y mejor valoradas del momento, apareció un extenso anuncio de tres obras que hacía algún tiempo había publicado Juan Agustín Ceán Bermúdez. Estas tres obras eran la “Descripción artística de la catedral de Sevilla” (1804), la “Descripción artística del Hospital de la Sangre” (1804) y de la “Carta de D. Juan Agustín Ceán Bermúdez a un amigo suyo sobre el estilo y gusto en la pintura de la Escuela Sevillana y sobre el grado de perfección a que la elevó Bartolomé Estevan Murillo” (1806). En el artículo se resumió el contenido de estas tres obras claves de la historiografía artística española de la Ilustración. De hecho, las dos primeras pueden clasificarse como las primeras monografías consagradas a un edificio entendido como monumento artístico; y la “Carta” como el primer estudio analítico e histórico de una escuela pictórica.

No por casualidad estas tres publicaciones fueron realizadas por el asturiano Ceán Bermúdez (1749-1829). De este erudito se ha llegado a escribir que puede ser considerado el primer historiador del arte español. De lo que no hay duda es que fue el primer escritor cuya tarea literaria, sostenida en un largo periodo de tiempo, se centró en gran medida en el pasado de las artes españolas, señalando como uno de sus principales objetivos dar forma a un nuevo relato sobre dicha historia.   

Francisco de Goya, Retrato de Ceán Bermúdez, h. 1785

Pero lo destacado en este caso no es tanto Ceán Bermúdez y su singular producción erudita centrada en la historia de las artes, sino que algunas de sus publicaciones se anunciasen en un medio como la prensa periódica. Este género, el de los periódicos, tuvo su primer gran momento de desarrollo en el último cuarto del siglo XVIII. Con vaivenes propios de convulsos tiempos políticos como los del siglo XIX e incluso XX, la prensa se convirtió en uno de los géneros decisivos de la Modernidad. A pesar de las limitaciones de una población que todavía en el siglo XVIII y principios del XIX presentaba amplias capas analfabetas, el público de la prensa de este periodo fue amplio y heterogéneo. En las primeras décadas, los tipos de periódico también fueron muy variados. Es cierto que hasta bien entrado el siglo XIX, en España no existió ninguna publicación dedicada exclusivamente a las bellas artes. No obstante, en muchos periódicos de información general o cultural aparecieron aquí y allá noticias sobre nuevas construcciones, artistas, exposiciones, apertura de museos, críticas a las carencias del medio artístico, libros publicados, etc. Es decir, la prensa fue informando, es verdad que con muchísimas lagunas y en absoluto de manera sistemática, de lo que podríamos denominar la actualidad artística. Sin ir más lejos, en El Censor, donde abundaron artículos sobre política y literatura, Ceán Bermúdez publicó diversos textos originales sobre bellas artes. Textos cuya extensión, contenidos y estilo se adaptaron, en muchas ocasiones, al nuevo y revolucionario género.

Una exposición de acuarelas en Londres, 1805

Esto supuso que el público al que llegaban noticias o textos sobre artes se ampliase, superarse el limitado público de los tradicionales tratados, que solía ser el profesional (los mismos arquitectos o artistas) o el de los eruditos o comitentes más interesados. Es más, al aparecer textos de “bellas artes” en un género cuya pretensión, en muchas ocasiones, se dijo que era dar noticia de los aspectos considerados relevantes de un país, se contribuía a consolidar el prestigio social y el estatus de las artes como disciplinas altamente valoradas desde el punto de vista cultural. Todo ello, en definitiva, revela uno de los fenómenos fundamentales del periodo revolucionario de finales del siglo XVIII y principios del XIX: la nueva consideración cultural y social de lo artístico.  

BIBLIOGRAFÍA

Elena Santiago (com.), Ceán Bermúdez, historiador del arte y coleccionista ilustrado, Madrid, CEEH, Biblioteca Nacional de España, 2016.

Daniel Crespo Delgado, “Lectores y noticias sobre bellas artes en los papeles periódicos españoles de la Ilustración”, en Francisco Mariano Nipho, El nacimiento de la prensa y de la crítica literaria periodística en la España del siglo XVIII, Alcañiz, Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos, CSIC, 2015, pp. 199-215. https://independent.academia.edu/DanielCrespoDelgado



Citar este post
Daniel Crespo (2023, 19 junio). Anunciar un libro de arquitectura en la prensa. La irrupción de un género revolucionario. Fuentes para la historia de la arquitectura. Recuperado 15 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/ow6m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search