Un edificio emblemático para las “bellas artes”. La Descripción del Real Museo (1826) por Antonio López Aguado

FUENTE

La “Descripción del Real Museo” (Museo del Prado) de Antonio López Aguado se publicó por vez primera en 1826, en la “Colección lithográphica de cuadros del Rey de España”, Madrid, Real Establecimiento Lithográphico, 1826, tomo I.  Se puede descargar en: http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000195006&page=1

TEXTO

“El amor a la gloria de sus dominios y al lustre y esplendor de las bellas artes que incesantemente ardía en el corazón del gran Carlos III, no satisfecho con haber hermoseado esta Capital [Madrid] con bellos y útiles edificios, transformó el sitio conocido hasta el año de 1768 por el paseo de San Jerónimo, en uno de los mejores de Europa, y concibió la noble idea de adornarle con un suntuoso y magnífico Museo de ciencias naturales, digno de la nación española […] Para que tan grande empresa llenase el vivo deseo del Monarca y correspondiese a la importancia del objeto a que se consagraba, cometió el proyecto y dirección de la obra al ilustrado y respetable mérito de su Arquitecto mayor el célebre D. Juan de Villanueva […] El sublime genio de este artista, excitado por el amor a su Soberano y a la gloria, produjo el grandioso proyecto del Museo del Prado de San Jerónimo, obra del más relevante mérito, y que a su majestad suntuosa reúne la solidez, proporción y bello gusto […] Fernando VII, llevado de los augustos impulsos de su antural propensión al fomento de las artes e instrucción pública, concibió el regio y oportuno pensamiento de crear un Museo de pintura, reuniendo en este edificio la inmensidad de preciosidades de este arte que posee su Real Patrimonio, y que al mismo tiempo que fuese un establecimiento público digno del recreo e ilustración española, proporcionase a los jóvenes dedicados a este noble arte rápidos adelantos copiando las bellezas de los autores más selectos”

COMENTARIO

Esta descripción de 1826 del edificio del Museo del Prado, por aquel entonces denominado Real Museo, fue escrita por Antonio López Aguado, arquitecto mayor de Madrid y arquitecto mayor honorario de Palacio durante el reinado de Fernando VII. López Aguado fue el arquitecto encargado de finalizar este edificio, que se había iniciado hacia 1785 bajo la dirección y proyecto de Juan de Villanueva. La historia de la obra es larga puesto que no se finalizó hasta bastantes décadas después de haberse empezado. De hecho, entre su inicio y su final cambió su destino: si bien se erigió inicialmente para albergar una serie de instituciones científicas, una vez acabado se destinó a museo de pinturas, en concreto a una selección de las pertenecientes a la colección del Rey.  

La descripción de López Aguado revela que el discurso, la narrativa contemporánea de este edificio fue singular. Lopez Aguado lo presenta como una construcción emblemática, que culminaba una serie de actuaciones llevadas a cabo por el idealizado Carlos III, paradigma según algunos de rey “ilustrado”, en una línea propagandística no siempre suficientemente crítica que ha llegado hasta día de hoy, en el que una moderna estatua ecuestre de este monarca preside la céntrica Puerta del Sol. Es interesante la referencia de López Aguado a la propia ubicación del Museo, levantado en los aledaños del Paseo del Prado. Recordad que este Paseo fue remodelado algunos años antes y se había convertido en uno de los signos de la pretendida nueva capital en la que se quería convertir Madrid a través, entre otras acciones, de obras arquitectónicas y urbanísticas.  

Vista actual de la fachada del Museo del Prado, Madrid
Estatua de Carlos III en Puerta del Sol, Madrid

Esta tesis del carácter emblemático del Museo del Prado no fue un argumento original de López Aguado. Más bien lo contrario. Desde los años 80 del siglo XVIII, importantes e influyentes políticos, críticos y eruditos afirmaron que el Prado debía ser o era un edificio excepcional, que encarnaba la que dijeron definitiva restauración de la arquitectura española, tras la debacle que había supuesto – según su opinión marcada por el ideario clasicista – el barroco. El propio Juan de Villanueva, en una famosa descripción del edificio de 1796 (se transcribe completa en la monografía de Pedro Moleón que podéis encontrar en la bibliografía), declaró que había trazado una obra que pretendía ser grandiosa y eterna, distinta y distintiva. Incluso desde la incipiente prensa periódica se defendió y difundió entre un público no necesariamente especializado y perteneciente a los círculos artísticos, la pretendida excepcionalidad arquitectónica del Prado. Solo añadir que tres años después de la descripción de López Aguado, la Imprenta Real publicaba la primera gran historia de la arquitectura española. Su definitivo responsable, Juan Agustín Ceán Bermúdez, dividió la evolución de la arquitectura española en diez periodos. Precisamente el Museo del Prado, según Ceán, culminaba a su entender la décima y última etapa, la época de la restauración borbónica tras la crisis barroca.    

López Aguado contribuyó a asentar esta narrativa del Museo del Prado. Es significativa que su descripción fuese el texto que abría la primera colección de reproducciones de los cuadros expuestos en el Prado. Efectivamente, la “Colección litográfica de cuadros del rey de España”, donde se publicó la descripción de López Aguado, fue una empresa editorial muy cara, pagada por la Corona, para dar a conocer al público los principales cuadros expuestos en el Museo. Su sentido propagandístico está claro. De hecho, esta publicación se inició con un cuadro de Fernando VII a caballo y un elogio del rey como protector de las bellas artes. También en la descripción de López Aguado, como podéis advertir, se ensalza el papel del rey, que no cabe olvidar era la cabeza del gobierno y para quien trabajaba.

Fernando VII Rey de España, litografía, 1826

BIBLIOGRAFÍA

Daniel Crespo Delgado, “La arquitectura del Museo del Prado vista por sus contemporáneos (1789-1815)”, Madrid. Revista de arte, geografía e historia, 8, 2006, pp. 327-358. https://independent.academia.edu/DanielCrespoDelgado

Fernández Almoguera, Adrián, “Del fragmento al monumento: Ideario político e ideal cultural en la arquitectura de los primeros museos (París, Roma y Madrid, 1770-1820)”, en Joaquín Álvarez Barrientos y Daniel Crespo Delgado (eds.), El Museo del Prado en 1819. Opinión pública, cultura y política, Madrid, Museo Nacional del Prado, 2020, pp. 103-117.

Pedro Moleón Gavilanes, El arquitecto Juan de Villanueva (1739-1811), Madrid, Akal, 2020.

ENLACES A VÍDEOS COMPLEMENTARIOS

El edificio del Museo del Prado explicado por Pedro Moleón:



Citar este post
Daniel Crespo (2023, 19 junio). Un edificio emblemático para las “bellas artes”. La Descripción del Real Museo (1826) por Antonio López Aguado. Fuentes para la historia de la arquitectura. Recuperado 15 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/ow6l

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search