Un dulce reflejo. El valor de las fuentes materiales para la arquitectura de época romana

FUENTE

Molde cerámico bivalvo con decoración figurada, hallado en las excavaciones arqueológicas del cerro del Molinete, en Cartagena. Datación: siglo III d.C.

Fig. 1: Ortofotografía frontal del interior del molde cerámico (Vizcaíno, Noguera y Madrid, 2017)

COMENTARIO

Aunque este proyecto de innovación focaliza su atención en las fuentes documentales que informan acerca de la arquitectura y la construcción, no queremos dejar la oportunidad de insistir en la necesidad de atender a todo tipo de fuentes, también las materiales, incluso carentes, a priori, de interés artístico. Sin duda, una consideración conjunta de todas ellas, sistemática y crítica, es capaz de ofrecer una visión más enriquecedora. Ocurre así con la pieza objeto de esta entrada, un molde cerámico compuesto de dos valvas, con una longitud conservada de circa 13,5 cm y una altura máxima de 10 cm. El ejemplar pertenece a la categoría de piezas conocida en la literatura científica como “kuchenformen”, que se interpreta como moldes para la realización de pasteles. En concreto, al carecer de fondo, este sería utilizado para introducir de forma ágil la pasta alimenticia, que solidificaría en el interior de las dos valvas, contenida por un cierre perecedero. La particularidad de estos objetos estriba en su decoración figurada, que permitía manufacturar dulces en cuya superficie se reproducían escenas diversas, muy especialmente las populares luchas de púgiles, ludi gladiatorios o, como en nuestro caso, competiciones circenses. Y es aquí donde queremos llamar la atención, pues, un examen atento nos permite comprobar que, tales escenas, aun de modo esquemático, no solo plasman las carreras del circo, sino también este mismo, que ocupa un lugar básico dentro de la panoplia de edificios de espectáculos de época romana. En concreto, como veremos, recrean no cualquier edificio circense, sino el mismo Circo Máximo, cuya configuración conocemos a través de otros testimonios iconográficos, como las acuñaciones monetales. Sobra recordar que la pasión por los ludi circenses, transmitida por autores como Juvenal (Satyr. VI), Plinio (XXIX, 9) o Dion Casio (LXI, 6), hizo de ellos un tema de especial fortuna en las artes.

Fig. 2: Reverso de un sestercio de Trajano acuñado entre los años 104 y 111, donde se representa el Circo Máximo, con motivo de las obras de renovación emprendidas por este emperador (British Museum)

En nuestro molde, la escena aparece captada desde uno de los lados mayores de la arena, de forma que es posible apreciar el euripus o spina central que la vertebra. Ocultada por las quadrigae, sobre la barrera distinguimos desde la meta secunda al obelisco central. Por otro lado, dado que dicha meta coincide con el borde la pieza, limitando el paño ornamental, no se representan las carceres o la porta pompae.

Fig. 3: Positivado del molde circense hallado en Cartagena (Vizcaíno, J.; Noguera, J.M., y Madrid, MªJ., 2017)

Dentro de una narrativa sintética que centra su atención en los elementos de mayor simbolismo, destacan los dos conos dispuestos sobre la spina, que muestran su cuerpo circundado por anillos, al modo de numerosos paralelos escultóricos. En el caso del obelisco, mostrado frontalmente y no en profundidad, ha perdido su remate, el conocido como pyramidion. En su pedestal puede observarse un motivo figurativo, quizá una palmeta estilizada, o si consideramos el léxico ornamental propio de estos espacios, una evocación de motivos egiptizantes. En tal escenario arquitectónico, nuestra pieza plasma el instante culmen de la carrera, aquel en el que el auriga vencedor, después de traspasar la alba linea, encara su vuelta triunfal, dejando tras de sí al auriga derrotado, que le sigue de cerca, apenas superando la meta secunda.

De la antigua Ilici (La Alcudia, Elche) procede otro molde pastelero con escena circense. Aunque conservado fragmentariamente, en él podemos observar otros elementos de la arquitectura del circo no apreciables en el ejemplar de Carthago Nova. Así, en esta otra pieza apreciamos un pabellón de dos pisos con tejado cónico, así como en la spina, el dispositivo donde se alojaban los huevos que contaban las siete vueltas preceptivas y de las que cuelgan unos cortinajes, quizá ocultando las personas que manipulaban los cuentavueltas desde el interior.

Fig. 4: Dibujo y sección del molde circense hallado en Ilici (Ronda, A.Mª y Tendero, M., 2017)

Como indicábamos, se considera que estas piezas, a pesar de su evidente modestia, no se limitan a evocar un genérico ambiente circense, sino, de modo concreto, la pista por excelencia, la de la propia Roma, el Circo Máximo. A este respecto, la iconografía de estos kuchenformen se ha relacionado con las grandes celebraciones del gobierno de Septimio Severo, los Decennalia del 202 o los Ludi Saeculares del 204. Sabemos, de hecho, que en estas mismas se repartieron entre los asistentes crustula et mulsum, es decir, dulces como los que se realizarían a partir de moldes como los analizados, consistentes en carnes de membrillo o pastas de mosto de uvas.

Fuentes como la analizada ilustran acerca de la necesidad de acudir a fuentes de todo tipo a la hora de estudiar la arquitectura y la construcción. Más allá de los textos consagrados de forma específica a estas temáticas, o incluso de representaciones artísticas que pretenden captar la esencia o cualquier detalle de una determinada obra arquitectónica, también existe un elenco de testimonios “menores”, susceptibles de ofrecer información. Es tarea del investigador saber reconocer la fuente, analizarla de forma crítica e interpretarla de modo adecuado

BIBLIOGRAFÍA

Ronda, A., y Tendero, M., 2017, “Unam diem in circo. Iconografía circense en la Colonia Iulia Ilici Augusta”, 3r Congrès Internacional d’Arqueologia i Mòn Antic. La Glòria del Circ: Curses de carros i competicions circenses, Tarragona, 107-112.

Vizcaíno, J.; Noguera, J. M.; y Madrid, M.ª J., 2017, “Un molde con escena de ludi circenses hallado en el Barrio del Foro Romano de Carthago Nova”, 3r Congrès Internacional d’Arqueologia i Mòn Antic. La Glòria del Circ: Curses de carros i competicions circenses, Tarragona, 101-106.

Vizcaíno, J.; Noguera, J,M.; y Madrid, MªJ., 2017, “Pistores dulciarii en el barrio del foro de Carthago Nova. A propósito del hallazgo de dos moldes cerámicos bivalvos”, Anales de Arqueología Cordobesa, 28, 127-152.

ELEMENTOS COMPLEMENTARIOS

Reconstrucción tridimensional mediante fotogrametría: https://sketchfab.com/3d-models/fragment-of-roman-pastry-mold-cartagena-spain-51736360e65446a2aca7d1ad518c2caa



Citar este post
Jaime Vizcaíno (2023, 14 junio). Un dulce reflejo. El valor de las fuentes materiales para la arquitectura de época romana. Fuentes para la historia de la arquitectura. Recuperado 15 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/ow6k

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search